Comenzó la Mobile World Congress de Barcelona, la feria de telefonía móvil más importante del planeta. En esta se presentan más de cien expositores con las principales novedades del sector, desde móviles a tablets.

Y si bien todos tienen sus ojos puestos en las últimas tendencia la noticia de ayer fue algo más bien retro, se trata de la nueva versión del Nokia 3310, el clásico “ladrillo” que tenía una batería eterna, era indestructible y marcó la revolución de la telefonía móvil hace 17 años.

Y en su regreso el Nokia sólo tiene conectividad 2G, por lo tanto, solo puede hacer y recibir llamadas, además de usar mensajería de texto y poder cargar páginas web livianas y sin tantas imágenes. No se podrán usar aplicaciones como Whatsapp, pero sí tendrá precargado Facebook Messenger, aunque ni siquiera podrá conectarse a alguna red de WI-FI. Sí podrá hacerlo a Bluetooth.

A su favor tiene su bajo precio (49 euros, unos 33 mil pesos), su resistencia, su batería de larga duración y además incluye el clásico juego de serpiente.