Según explicó Díaz Lacayo, producto de ese colapso los políticos tradicionales adoptan actitudes en contra del sistema ideológico actual porque le tienen pavor a los frutos del nuevo sistema.

Ellos cuestionan el modelo ideológico participativo, indicó Díaz, y agregó que los políticos tradicionales quisieran que el sistema se conservara como en años anteriores, con verticalidad y con la dictadura de las minorías.

“La participación que está dando frutos los está aniquilando”, manifestó el experto al valorar que en estas elecciones municipales, se vislumbra un rotundo fracaso para el modelo que impulsa la derecha.

Por su parte el analista político William Grigsby, explicó que los artilugios que algunos partidos y alianzas políticas utilizan para meter ruido en el proceso electoral se da porque ellos no controlan el sistema.

Añadió que esa actitud de mal perdedor va a causarles una mayor derrota, sobre todo en los municipios donde ellos tenían alguna posibilidad para ganar.

“Son partidos que están partidos, eso va a sellar su derrota en muchos de los municipios”, aseguró Grigsby, agregando que la debilidad de esos partidos se expresa en que no logran cautivar nuevos adeptos y que en muchos casos están divididos.

“En algunos sitios el hecho que están divididos va a facilitar que otros ganen”, valoró Grigsby.

Díaz Lacayo también señaló que en Nicaragua se está votando por un proyecto que se expresa de forma asamblearia, con una participación social extraordinaria.

“El pueblo asume el proyecto, vota por el proyecto, se siente plenamente identificado con los beneficios que el proyecto le da; este es un proyecto que esta compartido, y asumido por la mayoría, incluso por los sectores que tradicionalmente expresaban oposición”, comentó Díaz.

Lacayo valoró que en Nicaragua el modelo político tradicional colapsó, debido a una disociación entre las cúpulas de los partidos de oposición y las bases.

Ambos analistas también valoraron la experiencia pionera de Nicaragua en cuanto a la aplicación del voto domiciliar en el país, que buscar acercar los centros de votación a la ciudadanía.