El Instituto Nicaragüense de la Vivienda Urbana y Rural (INVUR) llevó a cabo el séptimo congreso de la vivienda de interés social en el que se compartieron los métodos, usos y propiedades del bambú como alternativa en la construcción de viviendas.

En el Congreso están participando técnicos de instituciones, empresas privadas, universidades y expertos internacionales.

"La importancia del bambú como material de construcción es una alternativa que abona en la transformación del cambio climático desde la construcción de viviendas", explicó la co-directora del Invur, Vanesa Gómez.

"El bambú tiene grandes propiedades, puede representar un material local para la construcción en aquellos locales donde el bloque de concreto o materiales comunes son más difícil llevarlos", indicó Vanesa.

Silvio Miranda, del are de urbanismo de la Alcaldía de San Carlos, señaló que en esta región el bambú sería una excelente alternativa resistente al cambio climático.

"En este momento estamos en una etapa de desarrollo y que llevarla a una etapa industrializada sería excelente ya que para artesanías y construcción de viviendas es una gran alternativa".

"Es amigable con el medio ambiente y desde el punto de vista económico es excelente porque evitamos la tala de árboles que duran hasta cuarenta años en crecer".

Jan Emmanuel Van Bielsen, de origen belga, presentó a través de un video la experiencia del proyecto de viviendas post huracán Félix, en el municipio de Rosita.

Contó que se construyeron un poco más de 200 viviendas con bambú.

En Nicaragua hay 27 variedades de bambú, 3 actas para la construcción. Solo en Prinzapolka hay más de 30 mil manzanas de bambú que creció de manera natural.

"Es el momento histórico de buscar alternativas estamos en pleno cambio climático y hay que buscar esas alternativas al cemento, al huerto, al bloque".

"Tenemos bambú es de lo mejor en el mundo en toda la Costa Caribe, tenemos en Chontales, es más sostenible y la podemos combinar con las nuevas técnicas las viejas técnicas para poder producir cien mil casas".

"Se pueden hacer casas con costos bajísimos, nos protegen los ríos y la vida silvestre, es decir todo el mundo sale ganando", finalizó.