En los Juzgados de Managua inició este jueves el juicio contra los hermanos Wilfredo y Javier Antonio Solís Carmona, que están siendo acusados del asesinato de un niño de 12 años y del asesinato frustrado de su primo de 15 años en la comunidad Las Banderas de Pocosol en Costa Rica.

El proceso judicial es realizado por la Juez Tercero de Juicio Rosario Peralta, quien dictaminará la inocencia o culpabilidad de estos nicaragüenses que renunciaron al jurado de conciencia.

De acuerdo a la acusación, los hechos ocurrieron el pasado el 6 de junio del 2016, cuando los adolescentes se movilizaban en una motocicleta y fueron obligados a detenerse al ser amenazados con pistolas.

La fiscal Zeyla Buitrago, explicó que al juicio presentarán abundante evidencias que incriminan a los hermanos Solís Carmona, que golpearon y estrangularon al niño de 12 años hasta causarle la muerte, mientras el otro adolescente pudo escapar.

Además de los delitos de asesinato y asesinato frustrado, también se les acusa de robo agravado por quitarles la motocicleta en que se movilizaban los menores y que fue recuperada por la Policía Nacional en el municipio de San Carlos.

En este juicio se dispondrá de las testificales de peritos policiales nacionales y de Costa Rica, así como la testifical del menor que sobrevivió a la flagelación de los Solís Carmona.

Los testigos costarricenses harán sus declaraciones a través de videoconferencias.

La audiencia preliminar contra los acusados se realizó el pasado 22 de diciembre y hoy ha iniciado el juicio que podría extenderse por varios días.

Wilfredo y Javier Antonio Solís Carmona son originarios de Nueva Guinea, pero con muchos años de vivir en el municipio de El Castillo en el departamento de Río San Juan.