En las tranquilas aguas de Xilóa, se observa a lo lejos a una persona pidiendo auxilio, su desesperación por salir del agua era evidente, en ese momento un grupo de rescatistas acuáticos que se encontraban en la zona, se disponen a socorrer inmediatamente a la víctima; esa era la primera escena de la demostración que realizaron este miércoles miembros de la Unidad de Búsqueda y Rescate de la Dirección General de Bomberos.

En el segundo escenario, la persona de sexo masculino rescatada, casi sin poder respirar, da aviso a los rescatistas que su amigo no logró salir de las aguas de Xiloá, por lo que inmediatamente se da aviso a un equipo especializado, y entra en acción un grupo de rescatistas a través de Buceo, quienes se dirigen en lancha para hacer efectivo el rescate.

Este escenario fue parte de la práctica y adiestramiento de rescate a través de Buceo, con el fin de que el personal Miembros de la Unidad de Buceo y Rescate de la Dirección General de Bomberos esté capacitado en casos de emergencia como esta, tomando en cuenta la proximidad de la Semana Santa, fecha en que los balnearios se ven abarrotados de pobladoras.

“En esta demostración realizamos un rescate en superficie a una distancia de la laguna, en la que logramos rescatar a una persona con vida; esto fue gracias a la actuación de 2 rescatistas acuáticos de la Unidad de Búsqueda y Rescate”, dijo el Sargento Mayor, Guillermo Sarmiento de la Unidad de Búsqueda y Rescate.

Reiteró que su trabajo está enfocado en salvaguardar la vida de las familias, tomando en cuenta que ya se aproxima la Semana Santa.

Detalló que alrededor de 50 rescatistas ejercen funciones en diferentes ramas, como rescate acuático, buceo, rescate vertical.

“En mi caso soy rescatista acuático en diferentes tipos de eventualidad, en cuanto se refiere a agua, ya sea lago, laguna o mar. En este caso participaron 2 rescatistas para buscar a la víctima, y utilizamos boya flopping, una herramienta efectiva, porque permite asegurar la vida de la persona”.

Por su parte el Sargento Jonathan Cortez, agregó que “la importancia de contar con esta técnica de buceo, permite un acceso rápido al sitio, donde se suponía estaba el cadáver, y esto permitió una recuperación inmediata; si no tuviéramos esta técnica fuera casi imposible el rescate exitoso, lo que hace que el cadáver salga a flote días después”.

Dijo que a parte del equipo de buceo, utilizamos una boya para tener un parámetro de seguridad, para que podamos localizar el cadáver.

“Una vez que tenemos recuperado el cuerpo, nos aseguramos y procedemos a sumergirnos y sacamos el cadáver”.

“Gracias al apoyo del Buen Gobierno hemos adquirido el equipo necesario para poder acceder a cualquier tipo de agua”.

Jonathan trabaja desde hace 3 años como bombero de línea, “como tengo experiencia en agua, me mandaron a un curso de Técnico en Rescate con instructores cubanos, después vieron la apreciación en la técnica de buceo y técnica de natación, y me integraron a la Unidad de Búsqueda y Rescate (UBR)”.

“Es otro mundo estar dentro del agua, pero sobre todo poder contribuir a recuperar un cadáver, que le permite a la familia poder darle cristiana sepultura”, concluyó.