Ante la premisa de que los nicaragüenses se encuentren preparados para salvaguardar vidas y autoproteger las, el Gobierno Sandinista mantiene constantes capacitaciones a las privadas de libertad para que sepan cómo actuar durante una emergencia.

Las capacitaciones se realizan durante dos horas y se les enseña como evaluar a un paciente que ha caído al suelo, en situaciones en las que se desconoce su condición médica y se proceda de la mejor manera para que la situación no se agrave.

La reculsa Angie Apui señaló que esta formación es vital para estar lista en condiciones que lo requieran. “Si nuestras compañeras o las funcionarias está ocupadas (atendiendo otra emergencia) nosotros podamos colaborar ayudándoles a ellas. Es súper importante porque aprendemos como cicatrizar una herida, como levantar a una paciente sin una camilla, sabemos cómo levantar a una persona de alto volumen y a una persona también delgada”, afirmó.

El Subteniente Manuel Espinoza, miembro de la Dirección General de Bomberos encargado de las capacitaciones, sostuvo que además, podrán estar preparadas para atender situaciones que se presenten en su vida cotidiana.

“Además pueden atender una emergencias que se dé en el penal con sus compañeras y de paso les sirve en sus hogares, que le sirva a la comunidad también”, precisó.

La compañera Jeannette del Socorro Pérez, Directora del Sistema Penitenciariod e Mujeres en Tipitapa, explicó que estas capacitaciones están previstas para cualquier tipo de situación en la que se vea en peligro la vida de alguna de las reclusas.

“Estar preparadas a la hora de cualquier eventualidad, a la hora de cualquier desastre natural de que todos sepamos salvar vidas y asimismo nuestras vidas también, ya que cada 15 días vienen los compañeros bomberos a las compañeras a las funcionarias y a las privadas de libertad”, sostuvo.

Además de la capacitación en primeros auxilios, las reos, reciben educación primaria y secundaria, así como cursos prácticos certificados por el Tecnológico Nacional, para que logren integrarse a la sociedad siendo productivas, una vez saldadas sus cuentas con la justicias.

En los centros penales nacionales no se tienen registros de incidentes mayores.