Aunque el área de ventas y mercadeo, siempre le llamó la atención, Eddy Fermín Espinoza Urtecho de 39 años, trabajó como camarógrafo por más de 15 años en diferentes Medios de Comunicación, hasta que un día decidió dejar a un lado su pesada cámara de video, para emprender su propio negocio.

Eddy, habita a unas cuadras del Parque Nacional de Ferias, en el barrio Marvin Marín, sector los Rodríguez, su vivienda se ha convertido poco a poco en su espacio para arrancar su negocio Di Antojitos, que se dedica a la elaboración de platanitos y enchiladitas.

Perseverancia, disciplina, pero sobre todo la palabra de Dios, han sido la base fundamental para que Eddy pueda emprender con éxito su negocio. Di Antojitos, deriva de las iníciales del nombre de su último hijo Dorian Isaac.

“Trabajé 15 años en instituciones y Medios de Comunicación, y cuando decidí retirarme de mi trabajo, sabía que tenía que hacer algo para aportar al sustento de mi familia… sabía que tenía que hacer algo, pero, no sabía qué hacer”, dijo.

Aunque sus trabajadores laboran de 8 a 5 de la tarde. Eddy se levanta a las 4 de la mañana, ya que hay que llevar el maíz al molino, para luego realizar todo el proceso en casa.

Al ser consultado por el ingrediente que le da el toque único a estas enchiladitas leonesas, dijo que “no hay ingrediente que valga, yo pienso que cuando uno trata bien al personal, ellos te hacen un buen trabajo, y eso es importante”, agregó.

“Hay gente que viene, y te dice que si te quieres ir a otro país a trabajar, y eso para mí es ilógico, primero porque recordemos que hemos visto inversiones que han venido surgiendo, lo cual ha generado más trabajo; pero, por otro lado, la gente debe de crear, innovar y hacer volar sus ideas, y ese fue mi caso”, comentó Espinoza.

Perseverancia y disciplina, claves para el éxito

“Es bonito escuchar al comandante Daniel Ortega, cuando habla de la unidad de la familia, por eso invitó a las personas que se unan y que emprendan su negocio, siempre recordando que todo inició es duro, pero si sabemos perseverar llegaremos lejos”, resaltó.

Fermín recuerda que sus inicios fueron duros, ya que no contaba con las condiciones necesarias, para poder establecerse; sin imaginar la bendición que estaba por venir.

“Yo me doy cuenta del Programa Usura Cero, y es cuando le digo a mi esposa que aplique, que con el dinero que nos iban a prestar, podíamos mejorar y crear las condiciones necesarias para ese negocio”.

“Y fue así que iniciamos hace 4 años en este negocio, con los 5 mil 500 córdobas que nos prestó Usura Cero; luego yo llamé a mi papá a que se viniera a trabajar conmigo, y aquí está conmigo, apoyándome”.

En el negocio, Eddy tiene 5 trabajadores que en el día elaboran 5 mil enchiladas. En este negocio llamado Di Antojitos se utilizaban 5 libras de masa, ahora utilizan hasta 40 libras de masa.

“El Gobierno aparte que nos apoyó con ese préstamo, nos ha capacitado a través del Ministerio de Economía Familiar, en cómo mejorar el sistema de empaque”.

"Vendemos enchilada en ristra, bolsa pequeña, bolsa grande y de panita. Nuestro producto lo ofrecemos en el Parque Nacional de Ferias, en la Casa del Maíz, y en diferentes colegios, pulperías y minisúper como DiAntojitos".

Este hombre, ejemplo de emprendedurismo, también es Presidente de la Cooperativa Multisectorial de Mujeres y Hombres Artesanos, en la que están diferentes sectores y alberga 28 miembros.

Su padre Eddy Fermín Espinoza, quien dejó su natal León, para apoyar a su hijo, dijo que “debemos esforzarnos para lograr buenos frutos, hay que darle gracias a Dios por las habilidades que nos da, y hay que saberlas aprovechar”.

“El miedo debe dejarse a un lado, hay que intentar, hay que emprender, hay que arriesgar para que sus ideas puedan transformarse en hecho”, finalizó.