El Gobierno Sandinista, a través de la Empresa Nicaragüense de Acueductos y Alcantarillados (ENACAL), junto a otras instituciones y los gobiernos locales, trabajan en el desarrollo y ejecución de un Plan Especial de Abastecimiento de Agua Potable, el cual garantizará el bienestar a las familias que enfrentan situación de escasez.

El compañero Ervin Barreda, Presidente Ejecutivo de Enacal, refirió que desde ya se cuentan con 142 cisternas, con las que se estima distribuir unos 222 mil galones de agua, así mismo, señaló que los sitios donde año con año se registra mayor incidencia de escasez es en los departamentos de Chinandega, León, Managua y algunos sitios del conocido corredor seco.

“El plan tiene que ver con el aseguramiento del agua potable en el periodo más crítico del verano que estimamos se presente entre los meses de marzo y mayo. En este periodo es cuando los consumos aumentan en las redes, lo cual hace que en los sitios donde se presentan deficiencias en el abastecimiento aumenten” refirió.

Debido a la falta de lluvias, los niveles de las fuentes de abastecimiento disminuyen en la temporada alta del verano, por esa razón se trabaja de manera oportuna de cara a evitar crisis en las comunidades.

“Hemos logrado avanzar en el plan, desde las alcaldías venimos trabajando para que a lo inmediato enfrentemos la situación a través de la debida programación del abastecimiento en las comunidades. Desde el 2014 contamos con un sistema de monitoreo en más de 350 pozos y 26 ríos del país, que nos permite en tiempo real estar evaluando los descensos en los acuíferos para la toma de decisiones concretas” expresó.

Ante la situación de desabastecimiento que año con año afecta algunas comunidades, Barreda instó a las familias a realizar un uso responsable y racional del vital líquido, de tal manera que la situación sea manejable y controlada.

“El llamado es a las familias a cuidar las fuentes de agua, en la medida que no hacemos uso eficiente del recurso estamos creando un problema que puede ser mayor a tal punto de acabar con nuestras fuentes hídricas, hagamos uso adecuado del agua, evitemos regar las calles y si lo hacemos usemos baldes, regaderas y aquello con lo que menos derrochamos el líquido” concluyó.