Esta es la opinión del analista internacional Juan Luis González Pérez, que también señala que el canal de Nicaragua “acabaría con el monopolio del canal de Panamá”, que aunque pertenece actualmente a este país centroamericano, sigue estando bajo la influencia de EE.UU. Según las declaraciones que se hicieron el día de la entrega del control del canal a Panamá en 1999, “EE.UU. se seguía reservando el derecho de intervención militar si veía que peligraban los intereses norteamericanos en esta vía de comunicación”.

En el momento en que el monopolio desapareciera, la correlación de fuerzas se movería desde Norteamérica hacia los países del ALBA"  El analista afirma que “en el momento en que el monopolio desapareciera, la correlación de fuerzas se movería desde Norteamérica hacia los países del ALBA, que en este momento, gracias a la política nefasta de EE.UU. de tantos años en la región, la política de 'patio trasero', están logrando un proceso de independencia y son bastante antagonistas con la política exterior norteamericana”.

Por su parte, el director del diario nicaragüense La Jornada, Raúl Arévalo Alemán, opina que la construcción del canal además contribuiría a la integración centroamericana e impulsará la competencia comercial en la región. “Centroamérica, tarde o temprano, tiene que integrarse. Centroamérica tiene que estar en la lucha de las grandes uniones de países regionales para enfrentar un mundo competitivo que ya está a las puertas”, afirmó.