Filipinas se puso en alerta este viernes por la tarde tras sentir un terremoto de magnitud 6,5 de la Richter. El epicentro del sismo se localizó a 10 kilómetros de profundidad, a unos dos kilómetros de distancia al suroeste de la ciudad de Talísay, según el Servicio Geológico de los Estados Unidos (USGS).