Emiliano Maranhao, Presidente de INVERCASA, sostuvo esta mañana en conferencia de prensa que la calificación B+ de Standard & Poor's otorgada a Nicaragua el pasado 3 de febrero, ratifica la opinión de estabilidad que han brindado las calificadoras internacionales Moody’s y Fitch.

De acuerdo a los estándares y puntuación que cada una de las agencias internacionales brinda, el país es calificado como estable. “Ya para los inversionistas internacionales se pueden comparar las opiniones de tres calificadoras”, dijo.

Maranhao, explicó que la agencia califica principalmente la deuda soberana, el riesgo país en emisión de bonos, pago de la deuda interna y externa.

A la vez, señaló que la calificación es similar entre las tres calificadoras, lo que significa la uniformidad de la opinión que el país proyecta. “Nos ratifica que esta última calificación viene con metodologías que estas tres calificadoras hacen y para nosotros tiene mucha satisfacción porque tiene una perspectiva estable, aseveró.

Afirmó además, que las fortalezas del país ha sido sus políticas fiscales prudentes “lo que es que hay una carga menor de interés como Estado al pagar este tipo de instrumento. Tiene una sostenibilidad en el tema de la deuda externa, lo cual calcula que tiene capacidad de pago, también tiene flexibilidad en el financiamiento externo, que tiene acceso a financiamiento externo, también refuerza que hay una liquidez internacional, que realmente a nivel de promedio se accede a esto y lo que más recalca es el crecimiento económico sostenido”.

El presidente de INVERCASA, sostuvo que el país se pude comparar –a nivel de riesgo país, capacidad e historial de pago y solidez de reservas internacionales– con el país vecino de Honduras, mismo que está emitiendo al mercado a partir de ésta semana.

“Esto es muy importante porque es una medida que ya no solamente el país se está financiando a nivel interno, sino que también lanza sus papeles, sus bonos a nivel internacional y eso hace que ya estemos en la palestra del mundo del mercado financiero mundial”, resaltó.

En la actualidad, Nicaragua aún no cuenta con bonos soberanos emitidos a nivel internacional, pero al ritmo de dinamismo del país, podría ser uno de los mecanismos de financiamiento en el futuro, según el criterio de Maranhao.