Ayudar a que las familias vivan con mayor seguridad y tranquilidad, es parte de los objetivos que se persigue con el “Plan Barrios Libres de Adicciones” que impulsó la Policía Nacional, en esta ocasión en el barrio Quinta Nina del Distrito IV de Managua.

Oficiales del departamento de Vigilancia y Patrullaje están en permanente trabajo en este barrio, uno de los puntos con mayores casos de robo con intimidación, mismos que han disminuido gracias a los diferentes planes que ejecuta la institución policial.

Las familias aseguran que la presencia policial es constante, lo que permite realizar las cosas cotidianas con mucha tranquilidad y da la seguridad a cada poblador que va camino al trabajo, al colegio o regresa a su hogar.

“La presencia de la policía es buena y en mi caso que ando trabajando en el taxi es muy buena, porque uno entra al barrio con más tranquilidad. Yo considero que todo el que anda legal, como yo ando mis documentos en reglas, no me importa que la policía me salga a cada rato, me siento protegido por la policía”, dijo Leonardo Paladino, taxista que llegó a dejar a una persona al barrio citado.

El motociclista Julio Suazo, aseguró ver perfecto el trabajo de la Policía, porque en este barrio había muchos conflictos que se han venido resolviendo poco a poco y ahora las familias tienen mucha más tranquilidad.

“Siguiendo las orientaciones de nuestro Jefe Supremo, el Comandante Daniel Ortega, de insistir con las medidas de seguridad que estamos aplicando mediante el Plan de Seguridad de las Familias y Comunidades”, mencionó el Comisionado Mayor César Cuadra, segundo jefe de Relaciones Públicas.

Añadió que se están desarrollando acciones preventivas en el marco del Plan Barrio Libre de Adicciones y contempla el patrullaje intensivo que se realiza en Managua, para evitar los delitos, la venta de droga ambulante y otros.

Igual se ejecuta el Plan de Seguridad Escolar en los alrededores del colegio Quinta Nina, para ayudar a los niños y niñas, a llegar sin ningún inconveniente a sus hogares.