Como un lugar con un ambiente agradable y tranquilo para pasar un rato entre amigos, ha sido reconocido el restaurante Don Bigote, el nuevo atractivo gastronómico de la ciudad de El Viejo, cuya especialidad son los cortes de carne.

El joven Luis Enrique Martínez, con el apoyo de su familia, siguió su sueño y lo conquistó, dado que luego de estudiar cocina y turismo, su meta se fijaba en tener su propio restaurante y desde el 10 de noviembre de 2016 tiene su propio local en una zona céntrica de este municipio chinandegano.

“El negocio ha escalado gracias a Dios, siempre para arriba, no va para atrás como el cangrejo, hemos tenido una gran aceptación (...) y siempre el cliente es el que manda y el cliente es el que nos va a decir hasta donde podemos llegar y gracias a Dios todo marcha bien”, expresa el joven al reafirmar el éxito que su restaurante ha alcanzado en El Viejo, lo que también ha calado en ciudadanos de otros puntos de Chinandega que no ha perdido la oportunidad de probar su oferta gastronómica.

Para el joven viejano, la base del éxito de su local ha sido la buena atención y el servicio favorable y de excelente calidad que les ofrecen a todos sus visitantes, destacando la especialidad de cortes de carne tanto nacionales como importadas.

“La idea es atraer al cliente con un ambiente y un servicio bastante agradable y caluroso para que se sientan en casa y con una comida bastante sabrosa, señala Martínez.

Con tan solo tres meses de existencia, este nuevo espacio se ha convertido en un centro de reunión de las familias viejanas para compartir una deliciosa cena a la parrilla o unos tragos.

“Somos clientes asiduos, venimos bastante seguido”, dijo Fátima Sequeira, quien destacó que el sitio presenta un ambiente muy agradable para que además de cenar poder conversar con la familia o amigos.

“Era necesario este lugar, aunque hay otros sitios en el municipio, pero este está muy bonito, los precios son accesibles, nada fuera de lo normal, bien visitado por mucha gente, la comida bastante buena y el ambiente muy bueno”, comentó Sequeira.

Alejandro Martínez afirmó haber quedado encantado con el restaurante y el ambiente que éste presenta, luego que unos compañeros de trabajo lo llevaran a conocerlo, donde se puede disfrutar de comida de muy buena calidad.

“Yo platicaba que este restaurante se ha caracterizado por vender platos de alta calidad y tener un lugar privilegiado, al encontrarse a unos cuantos metros del santuario de la basílica de El Viejo, y yo invito al pueblo de Nicaragua que vengan a hacer turismo a esta ciudad donde hay una gran cantidad de actividades por hacer”, manifestó Sergio Jarquín.

Nicaragua ofrece facilidades de inversión

Un poco más de 15 mil dólares fue la inversión que este joven chinandegano invirtió para ver hecho realidad su sueño, su restaurante especializado, viéndose motivado por la seguridad y facilidades que Nicaragua ofrece para hacer negocios que a su vez aporten al desarrollo turístico.

“La verdad es que hay facilidades para invertir, siempre y cuando cumplas con la ley, siempre y cuando tengas ganas de cumplir todos los requisitos y tratar bien a la gente para que la gente te trate bien a vos. [Entonces] Yo pienso que vale la pena arriesgarse, pienso que vale la pena seguir el sueño y trabajar para cumplirlo y yo creo que, si se puede, y aquí lo hemos visto”, apunta Martínez.

Don Bigote genera de forma permanente 7 empleos, más otros tres eventuales, brindando la oportunidad a los lugareños y al mismo tiempo dinamizando la economía local, dado que los productos que utiliza para la elaboración de los alimentos los adquiere de comerciantes y productores de El Viejo.

Como resultado de ese nivel de seguridad y tranquilidad que hay en el país, en un futuro no tan lejano, Martínez espera expandir su negocio y contar con otros tres locales en la cabecera departamental, la capital y Estelí, y de esa manera continuar generando empleos para las familias nicaragüenses.

Restaurante Don Bigote abre en horario de 12:00 m a 10:00pm de martes a domingo de, con la excepción de los días viernes y sábado, cuyo horario de cierre es la media noche.