Cuando vieron que brotaba agua caliente de las grietas del suelo, un grupo de emprendedores de la recóndita comunidad de Aranjuez, Nueva Segovia (al Norte de Nicaragua), no dudó en dar condiciones al lugar, y crear para la oferta turística un insólito Sauna al Aire Libre.

La espectacular idea se concretó y los turistas la conocen bajo el nombre de ‘Las Aguas Termales de Don Alfonso’; donde además de darse el famoso ‘baño turco’, los visitantes pueden preparar sus alimentos en cocinas térmicas, diseñadas en pequeños cráteres donde emerge el agua caliente.

La guía de turismo, Elying Torres, es quien se encarga de cuidar, preservar y administrar este hermoso lugar dado a luz por la naturaleza; verdaderamente un tesoro muy escondido y poco conocido por muchos.

Esta vez, un equipo de El 19 Digital, viajó hasta Nueva Segovia, y dio con este tesoro natural, ubicado a 2 kilómetros de la carretera principal Ocotal-Jalapa, en esa recóndita comunidad llamada Aranjuez.

La amante del turismo, explicó que la historia de estas aguas termales está llena de mucho misterio, por su poder de sanación; sin embargo expertos del Centro de Investigaciones Geocientíficas del Instituto de Geología y Geofísica (IGG-CIGEO/UNAN-Managua), se han encargado de revelar este misterio.

Aguas termales con grandes beneficios para la salud

Los estudios científicos han determinado que estas aguas termales, llenas de ricos minerales, están aptas para que las personas disfruten de una buena hidroterapia, logrando con ello quemar grasa, desintoxicar la piel, liberar el cuerpo de tensiones y hasta curar males respiratorios.

Cuando los turistas recorren todo este impresionante lugar, sombreado por los árboles, con un paisaje natural y minado de grandes y pequeños cráteres de aguas termales, se dejan seducir por la famosa piedra ‘pirita’, la cual es muy parecida al oro, pero que lamentablemente no lo es.

La guía de turismo, nos explicó que el baño sauna está a 100 grados Celsius; sin embargo, han construido piscinas que tienen 40 grados Celsius, y donde los visitantes pueden relajarse, mientras escuchan el canto de los pájaros en ese hermoso bosque escondido.

“Las familias vienen a cocinar huevos y verduras en los pequeños cráteres. Disfrutan de su baño de terapia, y a la vez comen sano; a otros les gusta hacerse estos baños para hacer ejercicios respiratorios o bien depurar la piel”, indicó Torres, quien además detalló que los emprendedores que iniciaron este gran proyecto, ahora han formado la Cooperativa para el Desarrollo del Turismo en el Norte de Nicaragua (Coodetur, Las Segovias, R.L).

Un lugar mágico, para vivir una experiencia inolvidable

El verdadero fenómeno que ocurre con estos termales, se debe solo a una explicación científica. Hay una cámara de magma que calienta las aguas infiltradas a una temperatura superior a la temperatura de cocción. A causa de la alta temperatura y presión, esta agua es empujada hacia la superficie, y esta sale a través de las fisuras en rocas de granito que hay en este precioso lugar.

Las Aguas Termales Don Alfonso, luce maravillosos kioscos con mesas para hacer picnic; también contiene un parque infantil, y bancas de madera, donde las personas pueden sentarse a respirar el vapor producido por el agua caliente que brota de los cráteres. Quienes llegan a este mágico lugar, viven una inolvidable conexión con la naturaleza.