La acción más oportuna de la lucha anti epidémica es la eliminación de criaderos de mosquitos, tomando en cuenta que este transmite el Dengue, Chikungunya y Zika, además de generar miles de huevecillos que en poco tiempo se vuelven vectores y agentes de riesgo para las familias. 

Ante la situación, los brigadistas de salud llegaron hasta el barrio Lomas de Monserrat donde aplicaron cipermetrina y abate en las casas y recipientes con agua para cortar el ciclo de vida del Aedes Aegipty.

“Aunque estemos en la época de verano seguimos trabajando en el exterminio de los zancudos, por eso el llamado siempre es a las familias, a ser responsables y permitir el desarrollo de la fumigación y la abatización porque lo más importante es prevenir las enfermedades” refirió Alejandro Peña, Jefe de Brigada.

Cada una de las familias del sector manifiestan que más allá del trabajo de los brigadistas, lo más importante es que cada persona haga de la limpieza del hogar un hábito continuo, pues ahí radica el éxito de todo el esfuerzo que hace el Gobierno por garantizar la salud de cada nicaragüense.

“Es importante que vengan a fumigar porque de esa manera se erradican a los mosquitos de nuestras casas y de esta manera evitamos enfermarnos. También el aseo es importante pues de nada sirve que fumiguen si dentro de la casa tenemos aguas estancadas”, dijo Claudia Herrera.

“La fumigación es una gran acción porque la sustancia que aplican no solo mata a los zancudos sino a otros insectos, lo bueno es que todos los vecinos dejamos fumigar y mantenemos limpia la casa, sino de nada serviría que el Minsa venga” expresó Luis Vega.

Cada siete días los brigadistas realizan trabajos de fumigación y abatización en cada barrio y comunidad logrando de esta manera establecer un cerco epidemiológico, el cual ha permitido que en nuestro país no se produzcan brotes de las enfermedades provocadas por los mosquitos.