En el mes de diciembre se produce el solsticio de verano austral para los países situados al sur del Ecuador (caso de Perú) y entre finales de enero y principio de febrero se produce el perihelio, que es cuando la tierra se encuentra más cerca del sol, debido a que la órbita de la Tierra es elíptica y recorre su trayectoria alrededor del sol a una distancia variable. Eso explica que los países más próximos al Ecuador (Perú) estén más expuestos a la radiación natural electromagnética del sol, sobre todo en las regiones más altas (montañosas), a lo que se suma el hecho de que el mes de Febrero es uno de los meses con la menor nubosidad en el clima de las regiones tropicales, por lo que existe muy poca atenuación de la radiación electromagnética del sol.

La radiación electromagnética del sol se conoce en forma de luz o luz solar que calienta la superficie de la tierra y no es dañina, al contrario forma parte de los ciclos naturales de los días y las noches, así como hace posible la vida en el planeta tal y como la conocemos.

El artículo de Rusia TV fue impreciso al referirse al tema, pues debió referirse a la Radicación Ultravioleta. Esta radiación está contenida en la radiación solar, la cual es importante para la vida ya que estimulan la producción de vitamina D en el organismo, pero exposiciones excesivas generan importantes daños. La gravedad de los daños depende del tipo de piel, del tiempo de exposición y del índice de radiación ultravioleta.

Los rangos están relacionados con el daño que producen en el ser humano, de esta forma:

- La radiación UV-C es la más perjudicial para la vida y no llega a la tierra porque es absorbida por el oxígeno y el ozono de la atmósfera.

- La radiación UV-B es parcialmente absorbida por el ozono y sólo llega a la superficie de la tierra en un porcentaje mínimo, aunque puede producir daños.

- Mientras que la UV-A es la que llega a la superficie de la tierra y se le conoce comúnmente como radiación ultravioleta.

Entre los daños que los rayos ultravioleta pueden provocar se incluyen, el cáncer de piel, envejecimiento de ésta, irritación, arrugas, manchas o pérdida de elasticidad, conjuntivitis, cataratas y fotoqueratitis, es decir, una inflamación de la córnea del ojo. También pueden desencadenar lupus eritematoso sistémico. La radiación ultravioleta produce mutaciones, porque produce daños al ADN.

El índice de Radiación Ultravioleta es un indicador de la intensidad de la radiación proveniente del Sol en la superficie terrestre. El índice también señala la capacidad de la radiación en producir lesiones sobre la piel.

La Organización Mundial de la Salud junto con la Organización Meteorológica Mundial, el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente y la Comisión Internacional de Protección contra la Radiación no Ionizante publicaron un sistema estándar de medición del índice de radiación ultravioleta (IU) y una forma de presentarlo al público incluyendo un código de colores asociado (Organización Mundial de la Salud, 2003)

Los valores de este índice son Verde (Bajo) menor de 2, Amarillo (Moderado) entre 3-5, Naranja (alto) entre 6-7, Rojo, (Muy Alto) entre 8 y 10, Morado (Extremadamente alto) mayor de 11.

En el artículo se pronostica para Perú un índice ultravioleta máximo de 15. En Nicaragua, desde los meses de marzo hasta julio es muy común, entre las 10 de la mañana y las 4 de la tarde, encontrar valor del Índice Ultravioleta mayor de 9. Sin embargo no tenemos muchos problemas de salud asociado a este fenómeno porque somos una raza donde el color de nuestra piel es considerada como morena clara y morena oscura (según OMS), por lo que podríamos estar expuestos a ese nivel de radiación ultravioleta por un tiempo entre 20 y 25 minutos, sin recibir quemaduras importantes en la piel.