La Convención Ramsar define a los humedales como: "las extensiones de marismas, pantanos y turberas, o superficies cubiertas de aguas, sean éstas de régimen natural o artificial, permanentes o temporales, estancadas o corrientes, dulces, salobres o saladas, incluidas las extensiones de agua marina cuya profundidad en marea baja no exceda de seis metros".

De acuerdo con esa definición, se calcula que un 20% del territorio Nicaragüense reúne las condiciones de humedales, lo que significa unos 26,000 kilómetros cuadrados.

Los humedales, en su mayoría sustentan una importante diversidad biológica y en muchos casos constituyen hábitats críticos para especies seriamente amenazadas. Asimismo, dada su alta productividad, pueden albergar poblaciones muy numerosas de flora y fauna. Su mayor potencial está vinculado a la producción de agua potable, recurso tan importante ante el cambio climático. Además tienen un potencial turístico, para la acuacultura, la pesca artesanal, la reproducción de crustáceos, también de gran provecho para la pesca del camarón y peces de escamas, etc.

Nuestro país firmó y ratificó el Convenio Ramsar en el año 1996 asumiendo los compromisos que del se derivan, entre estos la designación de Sitios Ramsar. En ese mismo contexto aprobó la Política Centroamericana para la Conservación y Uso Racional de los Humedales y una política nacional de humedales.

Las principales amenazas para la conservación y el uso sostenible de los humedales son la deforestación, erosión y sedimentación, el mal manejo de los residuos sólidos y líquidos, el cambio climático, la presión que ejercen las actividades económicas extensivas y el crecimiento poblacional, sobre los recursos naturales y la biodiversidad.

Gran parte de nuestras comunidades ribereñas o que viven dentro de los humedales, obtienen de ellos la mayoría de los recursos que aseguran su existencia, ya sea en forma de plantas y animales cultivados o silvestres lo que cada vez hace más evidente esta riqueza natural, está aún muy lejos de ser conocida en todo su potencial para contribuir al bienestar y desarrollo de la humanidad

Nuestro gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional está consciente de la problemática que enfrentan los humedales en Nicaragua y dirige sus esfuerzos bajo el nuestro modelo único de alianzas con productores, propietarios de tierras, comunidades rivereñas y otros protagonistas para que se planifique la conservación y el uso sostenible de los recursos de los humedales para asegurar su permanencia y función en el futuro ante la amenaza de un clima cambiante.

Los humedales de importancia nacional se ubican geográficamente como sigue:

- 13 sitios en la región continental del Pacífico; en cuerpos de agua (lagos y lagunas, artificiales o no),
- 16 sitios en el Caribe Norte
- 13 sitios en el Caribe Sur.
- De las 76 áreas protegidas que tenemos en el país, 35 contienen o son humedales.

Oficialmente tenemos registrados como sitios RAMSAR aquellos humedales de mayor trascendencia nacional como son:

- Refugio de Vida Silvestre Los Guatuzos
- Reserva Biológica Cayos Miskitos y Franja Costera Inmediata.
- Reserva Natural Deltas del Estero Real y Llanos de Apacunca
- Lago de Apanás-Asturias
- Refugio de Vida Silvestre Río San Juan
- Sistema de Humedales de la Bahía de Bluefields
- Sistema de Humedales de San Miguelito
- Reserva Natural Laguna de Tisma