La Primer Alguacil Gladys Valle, nos cuenta que a través de la experiencia y los conocimientos adquiridos en la Escuela Penitenciaria, los funcionarios de los penales, en especial de La Modelo en Tipitapa, encargados de realizar la revisión de las visitas ponen en práctica sus destrezas y habilidades  para identificar y detectar aquellos elementos que ocultos pretende hacer llegar a los internos sus familiares.

Valle explica que durante las visitas los familiares aparentemente quieren llevarles a sus reclusos alimentos, agua que en realidad resultan ser alcohol, tacos de marihuana, chicha para fermentar e incluso teléfonos celulares, los que están prohibidos para los internos.

Indicó que los familiares se molestan al momento de la requisa que realizan los funcionarios, sobre todo cuando se rompen los empaques de productos como avena, agua purificada, se abren las frutas y vegetales, dentro de los cuales se encuentran esas sustancias prohibidas que de forma audaz logran disfrazarlos.

“Ese es un trabajo que se hace en la calle (los familiares de internos), ya los compañeros de requisa, encargados de hacer este trabajo detectan a tiempo y ya no se introduce al interior del penal. Por ejemplo aquí tenemos unas sandalias que le fueron quitadas a una niña de 11 años donde su mamá le obligó a portar celulares en su interior para llevárselo a papá que está privado de libertad. En su interior, las compañeras ya están capacitadas para hacer este tipo de trabajo y detectaron el celular, en un envase de jabón de lavar trastes, aparentemente era jabón, pero una vez que se quiere introducir al penal se le pasa el detector y sonó, entonces se dan a la tarea de revisarlo y encontraron un celular que ya venía caleteado”, comenta la Primera Alguacil Valle.

Valle argumenta que muchos familiares aseguran sentir que se les violentan sus derechos, pero la requisa no es más que parte del trabajo de vigilancia de los agentes del penal, “se hace el trabajo que es, se les pasa el detector a las verduras, a la chiltoma y aquí (a la chiltoma) se le detectó la marihuana, igual que el plátano, este plátano venía bien sellado a la hora que se le raja, porque es obligación de nosotros, encontramos la marihuana”.

Detalla que el trabajo de los agentes es auxiliado por equipos y herramientas facilitadas por el Gobierno del comandante Daniel Ortega Saavedra, que está dotando de equipos para los funcionarios penitenciarios y contribuyen enormemente a realizar la requisa a los familiares y de esa manera detectar y prevenir la introducción de todos objetos prohibidos al interior del penal.

“Cada día con la preparación que adquieren los funcionarios en la Escuela Penitenciaria, gracias a todo lo que se está aprendiendo se está poniendo en práctica, entonces todos los días está la capacitación de los diferentes funcionarios en todas las áreas para hacer un buen trabajo y resguardar la seguridad de los privados de libertad”, añade Valle.