Esta noche, la filipina Pía Alonso Wurtzbach coronó a la francesa Iris Mittenaer, de 23 años, como la nueva Miss Universo, durante la ceremonia que se llevó a cabo en el auditorio SM Mall of Asia Arena de Pasay, en pleno corazón de la capital de Filipinas.

“Sí, otra vez este caballero aquí”, dijo a su arribo al escenario Steve Harvey, quien en esta oportunidad no erró en el nombre de la nueva Miss Universo. El presentador estadounidense volvió a conducir la ceremonia, como se lo permite su contrato por cinco años con la organización del certamen.

La presencia de Harvey en el evento se dio muy a pesar de que el presidente de Filipinas, Rodrigo Duterte, se mostró en desacuerdo con su participación, tras el craso error que cometió el 20 de diciembre de 2015, cuando proclamó a la señorita Colombia Ariadna Gutiérrez como ganadora y no a Pia Alonso Wurtzbach, la verdadera reina universal 2015.

“Gracias, Harvey, por hacerme la Miss Universo más popular”, expresó Pía Alonso, al inicio de la ceremonia.

La elección

Para la edición número 65 del certamen se presentaron novedades en el formato de elección, tras el cambio de propietario de la Organización de Miss Universo, que dejó de pertenecerle al ahora presidente de Estados Unidos, Donald Trump, luego de que WME/IMG adquiriera sus derechos.

Así, en un primer momento, se escogieron las primeras 13 semifinalistas y no 15 como había sido tradicionalmente.

Las primeras llamadas fueron Miss Kenia, Mary Were; Miss Indonesia, Kezia Warouw; Miss USA, Deshauna Barber; Miss México, Kristal Silva (primera latina clasificada); Miss Perú, Valeria Piazza; Miss Panamá, Keity Drennan; Miss Colombia, Andrea Tovar; Miss Filipinas, Maxine Medina; Miss Canadá, Siera Bearchell; Miss Brasil, Raissa Santana; Miss Francia, Iris Mittenaere; Miss Haití, Raquel Pelissier, y Miss Tailandia, Chalita Suansane.

“Muchos te odian, pero yo no, yo te amo, en el nombre de mi país te perdono, errar es de humanos”, le dijo la candidata colombiana a Steve Harvey, luego de que le preguntara cuál era el sentimiento de los colombianos hacia él.

“¿Esa es una amenaza de muerte, por casualidad?”, cuestionó, entre risas, el presentador, antes de llamar al frente a Miss Filipinas, la semifinalista que en ese momento le siguió a Colombia.

La candidata de Tailandia completó el grupo de las 13 al ser elegida por el público por medio de una votación virtual, que se realizó a través de la aplicación Vodi, la página de MU y el hashtag #MissUniverse en Twitter.

La representante de Venezuela, Mariam Habach, sorprendió al ser la gran ausente en el grupo de semifinalistas, lo que no sucedía desde hace 13 años.

Tras un nuevo desfile en traje de baño, se conocieron las nueve semifinalistas, cinco escogidas por los organizadores del evento y cuatro a criterio del jurado. En este punto, las clasificadas fueron, en su orden, las delegadas de Estados Unidos, Tailandia, Francia, México, Kenia, Colombia, Canadá, Haití y Filipinas.

Luego de que la representante de Myanmar, Htet Htet Htun, fue premiada por lucir el mejor traje típico; las nueve preseleccionadas volvieron a desfilar su traje de gala para escuchar los nombres de las que conformarían el grupo de seis.

Las preguntas

En este sentido, las candidatas de Filipinas, Kenia, Tailandia, Francia, Haití y Colombia fueron las seis que se enfrentaron a las preguntas de los jueces para de ahí cumplir con una nueva selección de tres finalistas.

Al conocer las respuestas de las candidatas fueron determinadas las tres finalistas. Las bellas mujeres provenientes de Colombia, Francia y Haití siguieron en pie en la pasarela y debieron hablar sobre un episodio en el transcurso de su vida en el que sintieron fracasadas y lo que aprendieron de aquella experiencia.

“Como humanos fallamos muchas veces, fallamos en el momento de no aceptar a alguien por su diferencia, por su preferencia sexual o por no ser capaz de aceptar su error, pero cualquiera de estas experiencias le da a uno fortalezas en valores y principios”, se le escuchó decir a la colombiana, momentos previos a ser ubicada en el tercer lugar del concurso.

Finalmente, la representante de Francia fue quien se quedó con la corona de Miss Universo 2016. Iris Mittenaer es graduada en cirugía dental y apasionada por los deportes extremos, el viaje y la cocina francesa. Ahora, como Miss Universo, espera aportar con su carrera profesional.

La vida de una Miss Universo

Portar la corona de la mujer más bella tiene sus beneficios y compromisos. Además de recibir 250 mil dólares y ser coronada con una pieza avaluada por 300 mil dólares (la misma que estrenó la barranquillera Paulina Vega en enero de 2015), la ganadora del certamen podrá viajar durante un año por todo el mundo para participar en actos benéficos y residir durante ese tiempo en Nueva York.

El control de enfermedades, las precauciones frente al SIDA y la búsqueda de la paz mundial son los temas que debe defender la soberana tras su elección, pues es parte de la obligación que asume con la Organización de Miss Universo en términos contractuales.