Con el II Congreso Internacional de Salud Materna por la Garantía de un embarazo sano y feliz, desarrollado esta mañana en Managua, el Gobierno Sandinista se plantea grandes metas para seguir avanzando en prestar mejores condiciones.

Éste es el primer encuentro de otros muchos programados para 2017 y de acuerdo al Doctor Enrique Beteta, la temática abordada por el Ministerio de Salud (MINSA), es una prioridad del Gobierno Sandinista.

“Empezamos evidentemente con el de salud materna. Para nosotros la mujer sigue siendo una prioridad, hay toda una estrategia para seguir fortaleciendo las casas maternas, preparar a las parteras, para formar nuevas parteras, promotores de salud, es decir, que de alguna manera nos ayuden a captar a todas las panzoncitas en el barrio y que de alguna manera esa panzoncita pueda tener sus controles prenatales y pueda tener todos sus exámenes incluyendo inclusive el examen de VIH porque nosotros estamos tratando de manera incansable para eliminar la transmisión via materna”, sostuvo.

El Doctor Enrique Reyes, especialista mexicano en ginecología y obstetricia, explicó que compartirá con los galenos nicaragüenses temas sobre la obesidad en el embarazo.

“El cómo podemos impactar y cómo podemos disminuir los riesgos en una mujer que se embaraza es la parte central de esta plática, porque el hecho de una mujer que tenga obesidad en el embarazo, su utero ya está expuesto a una serie de cambios que lo van a programar para que este hijo de una mujer obesa sea también un potencial riesgo de obesidad infantil, diabetes en edad joven, hipertensión”, explicó.

A su vez, la Doctora Adelita Hijar Sifuentes, especialista materno-fetal de Perú, comentó que durante esta, su segunda oportunidad en el país, manifestó la necesidad de seguir apoyando el fortalecimiento técnico de los trabajadores de la salud que tiene la responsabilidad de atender embarazos.

A vez Berenice Velásquez, de México manifestó que con estos encuentros se pretende crear condiciones para identificar posibles problemas para poder detectar a la población de mayor riesgo para tomar las medidas oportunas.

“La identificación de las pacientes por ejemplo de tener un parto prematuro, si tenemos la vigilancia por ultrasonido de la medición del cuello uterino o cérvix y eso nos permite identificar a la población que tiene mayor riesgo de tener un parto pre-término”, señaló.

En el encuentro participaron diversos especialistas de la región e inclusive de España, quienes compartieron con unos 200 médicos del sistema público de salud y de hospitales privados.

Durante 2016 se proyectaron unos 150 mil embarazos esperados, de los cuales, se dieron casi 130 mil y se busca mantener los niveles de 90% de controles prenatales en mujeres embarazadas.