Un potente avión ruso Ilyushin Il-76, concebido para combatir incendios, se espera en Chile para sumarse a las labores contra los siniestros que afectan hoy a la zona centro-sur del país.

No hay certeza sobre cuándo llegará al país el avión, pero la Cancillería chilena acelerará las coordinaciones para que arribe lo antes posible, reseña en su edición digital el periódico La Tercera.

La propuesta del gobierno del presidente ruso, Vladimir Putin, forma parte de la ayuda internacional que diferentes naciones han expresado a la jefa de Estado, Michelle Bachelet.

'Aceptamos generoso apoyo ruso para combatir incendios. Además, ya hemos solicitado ayuda de helicópteros', expresó la víspera la Mandataria en la red social Twitter.

El Ilyushin, que es parte del contingente del Ministerio para la Defensa Civil y Emergencias, tiene una capacidad para descargar 41 mil litros de agua que carga en tan solo 15 minutos, argumenta La Tercera.

La aeronave posee un largo de 47 metros; la distancia entre la punta de una ala a la otra es de 50 metros y desarrolla una velocidad de 900 kilómetros por hora.

Está diseñado para aterrizar en pistas más cortas que la del aeropuerto de Santiago, a diferencia del SuperTanker, un Boeing 747-400 que en estos momentos apoya las operaciones para sofocar el fuego en las zonas afectadas.

El avión estadounidense llegó a suelo chileno el jueves y permite llevar a bordo a cinco personas que no sean miembros de la tripulación para planear y supervisar operaciones. Cuenta con una capacidad de descarga cercana a los 72 mil litros de agua, gel o espuma, lo que equivale a 72 helicópteros al mismo tiempo.

En situaciones de ataque a incendios, vuela a 110 nudos (204 kilómetros por hora), velocidad baja que le permite tirar una gran cantidad de agua en un lugar.

Mide alrededor de 70 metros de largo y vacío pesa 180 toneladas. Es capaz de levantar vuelo con un peso máximo de 400 toneladas y necesita pistas de 2,4 kilómetros de longitud para poder despegar y aterrizar.