El Ministerio boliviano de Defensa Civil decretó alerta naranja en La Paz, Beni, Cochabamba y Santa Cruz por las intensas y continuas precipitaciones que hoy afectan esos territorios.

De acuerdo con el vicetitular de esa cartera, Oscar Cabrera, las lluvias -que persistirán hasta febrero o marzo- han ocasionado el desborde de ríos y esta situación ha afectado a casi dos mil familias.

Según declaraciones de Cabrera a la prensa, en estos momentos se prioriza la atención a los damnificados por las riadas, los desbordes de ríos y las tormentas eléctricas.

Las precipitaciones serán más constantes en todo Bolivia por la alta presión de las nubes, por eso decretamos alerta naranja en La Paz, Beni, Cochabamba y Santa Cruz, explicó Cabrera.

Un informe reciente del Servicio Nacional de Meteorología e Hidrología refiere que los ríos de estas zonas aumentaron su caudal a partir del 11 de enero.

La Defensa Civil boliviana coordina acciones con las unidades de gestión de los municipios para prevenir pérdidas humanas y salvaguardar cuanto recurso material sea posible.

El gobierno del presidente Evo Morales cuenta con un plan de contingencia de desastres y emergencias para la actual época de precipitaciones.

La estación de las lluvias en Bolivia, que dura de octubre a marzo, suele tener como consecuencia copiosas inundaciones, riadas y tormentas eléctricas.