El número de muertos por las avalanchas en el norteño estado indio de Jammu y Cachemira aumentó hoy a 20 tras la recuperación de los cadáveres de cuatro soldados.

En declaraciones a la prensa, el coronel Rajesh Kalia, vocero castrense, informó que el número de militares fallecidos por dos aludes el miércoles creció a 14.

Hace dos días un deslizamiento de nieve golpeó a una patrulla en el sector de Gurez en un incidente en que fallecieron a 11 militares.

Otra avalancha poco antes en la misma zona impactó un campamento del 155 Batallón de las Fuerzas Armadas, causando la muerte de tres uniformados, entre ellos el mayor Amit Sagar.

El miércoles perdieron la vida otros cuatro civiles en Gurez cuando un alud chocó contra su vivienda, ubicada cerca de la Línea de Control, la frontera de facto que divide Cachemira entre la India y Pakistán.

Otro hombre de 60 años murió por la misma causa en el sector de Uri, en el distrito de Baramulla.

Jammu y Cachemira sufre uno de los inviernos más severos en las últimas décadas, lo cual provocó fuertes nevadas en la zona, donde abundan las altas montañas y glaciales.

En febrero del pasado año 10 militares perdieron la vida por un alud en el glacial de Siachen, el campo de batalla más alto y frío del mundo.

Según datos oficiales, de 1984 a 2016 más de 900 soldados y oficiales fallecieron allí por las duras condiciones climáticas.