Desde la Embajada de la República de China (Taiwán) en Nicaragua, se llevó a cabo un acto cultural para celebrar el Año del Gallo.

La festividad inició con la Danza del Dragón, que en la cultura oriental representa la sabiduría, el poder y la riqueza. Se llevó a cabo la danza para ahuyentar los malos espíritus y para llevarse la mala suerte.

Tras esta danza en las afueras de la embajada, los invitados y medios de comunicación presenciaron la danza del León, con ella se atrae la fortuna, un mensaje de buena suerte suele aparecer en la boca del León, que fue sacado por el embajador de ña República China (Taiwán) excelentísimo Señor el embajador Rolando Jer-Ming Chuang.

Dentro de las instalaciones, títeres tradicionales recrearon la historia y creencias locales mostrando de esta manera los tesoros de ese país.

Este sábado 28 de enero, da inicio el Año del Gallo junto a él se celebró el Año Nuevo Lunar que da inicio al Festival de Primavera. Esta tradición tiene 4,715 años.

Tras este bello acto cultural, el embajador Jer-Ming Chuang, dio un mensaje de prosperidad y abundancia en este Año Nuevo a todos los nicaragüenses y familias taiwanesas.

“El principal propósito de esta invitación es para compartir a través de ustedes este ambiente de alegría del comienzo de año del calendario lunar. Quisiéramos que el pueblo nicaragüense disfrute de un buen año”.

“Nosotros decimos que con el buen comienzo ya llevamos la mitad del éxito, tenemos el Año del Gallo, que es un año de espíritu y que deseamos que todos tengamos un buen comienzo y un año de buena cosecha”.

“Levantarse temprano y nos ayuda a trabajar, entonces es el espíritu de trabajo, que todos tengan un buen año”, culminó.