El gobierno de Nicaragua inició los trabajos de movimiento de tierra que representan el primer paso hacia la construcción de la Carretera Costanera.

En la frontera sur del país, se empezó a construir una carretera de todo tiempo que unirá la zona fronteriza de El Naranjo, con el municipio turístico de Tola.

Esta fase inicial pretende mejorar y rehabilitar 34.5 kilómetros, para lo cual se ha dado un aporte inicial de 5 millones de dólares.

El tramo es la primera fase de un proyecto en el que se ven involucrados tres departamentos: Rivas, Carazo y Managua.

Los diseños de la obra se actualizarán hasta llegar a un nuevo momento que significará la construcción definitiva de los 141 kilómetros totales.

José Amadeo Santana, Viceministro de Transporte e Infraestructura, manifestó que en este territorio se encuentra una gran cantidad de infraestructura turística, actividad económica y la presencia de unos 11,300 pequeños productores.

Hasta el momento se han empleado a 80 personas, entre profesionales, técnicos y personal no calificado, en la fase de diseño, sumados a los 40 trabajadores que realizan labores en el primer frente de trabajo. El funcionario afirmó también que el sistema constructivo a emplearse permitirá generar trabajo local.