Fuertes nevadas causaron la muerte de más de 30 personas, incluyendo 27 niños en todo Afganistán desde la última semana, según indicaron hoy fuentes oficiales.

Los menores murieron en el montañoso distrito de Darzab, en la provincia septentrional de Jawzjan, refirió Rehmatullah Hashar, jefe del distrito.

Hashar dijo que los niños murieron debido a la fuerte nevada y el cierre de caminos que conducen a los centros urbanos cercanos donde los servicios de salud podrían haberles sido proporcionados.

La vida en las aldeas del distrito de Sar Dara, Qosh Tarblaq y Bibi Maryam se detuvo, puntualizó.

La situación es terrible aquí, unas 700 familias desplazadas que vinieron debido a los combates en las provincias vecinas de Faryab y Sar-i-Pul están en grave riesgo en este duro invierno, agregó el funcionario.

A principios de esta semana, la comunidad humanitaria radicada en Afganistán lanzó un llamamiento de 550 millones de dólares necesarios para ayudar a los afganos que viven en condiciones más precarias.

Mientras tanto, un enlace de carretera entre la capital Kabul y nueve provincias en el norte a través del camino montañoso principal llamado Paso de Salang fue restaurado después de días de cierre debido a la pesada nieve.

Según Salang Saferty Authority al menos cinco personas murieron a lo largo de esa ruta debido a las duras condiciones meteorológicas.

Tres muertes más relacionadas con el clima ocurrieron en la provincia central de Ghor, de acuerdo con los reportes de la prensa local.