El nivel global del mar podría aumentar más rápido de lo que se pensaba y sería aún peor en muchas regiones costeras de Estados Unidos, según un estudio divulgado hoy aquí.

Una investigación desarrollada por varias agencias federales estadounidenses refleja que en el mejor de los casos, el cambio climático podría elevar los océanos en 2,4 metros como promedio para 2100, unos 20 centímetros más que una estimación anterior publicada en 2012.

El aumento del nivel del mar probablemente será superior en algunas regiones de Estados Unidos por las corrientes oceánicas, los patrones de viento y los sedimentos de sedimentación.

Los autores examinaron seis escenarios con una gama de probabilidades en un esfuerzo para ayudar a los gobiernos estatales y locales a planificar las acciones ante un acontecimiento de ese tipo.

En todos los casos, el nordeste norteamericano (en cuya costa se concentran ciudades como Boston o Nueva York) debe esperar aguas más altas que la mayor parte del resto del mundo.

Los seis escenarios se basan en los modelos de Naciones Unidas de futuras emisiones de gases de efecto invernadero, dependiendo de si los países reducen rápidamente la contaminación o continúan quemando combustibles fósiles al ritmo actual.