Plan Nacional de Prevención y Control de Incendios Forestales y Agropecuarios 2017 enfatizará la detección rápida de los incendios y la atención oportuna de ellos.

Durante una conferencia de prensa ofrecida la mañana de éste lunes por el SINAPRED, el Doctor Guillermo González, director de la institución, explicó que en conjunto a las diversas entidades dedicadas a combatir estas incidencias, se buscará formar mayor conciencia entre los productores que utilizan la quema como parte del proceso de preparación los suelos.

Asimismo, insistió que es vital también evitar la caza de garrobos y otros animales, haciendo quemas que pueden salir de control.

González explicó que producto de que la combinación de régimen de lluvia del 2015 y los dos años anteriores más secos, se pondrá atención especial por las regiones en las que se ha asentado material que apto para que se propicien incendios.

En ese sentido señaló que en 2016 hubo un incremento de las áreas afectadas por incendios a pesar de que ocurrieron menos incidencias, 197 incendios el año pasado comparados a 259 ocurridos en 2015.

“Esto para nosotros es una situación muy importante, que se analice el contexto de que veníamos de dos años de época seca donde la cantidad de material había en casi todo el país, era abundante y que obligó de alguna manera a que el proceso de preparación, capacitación para manejar los incendios se incentivara”, señaló.

A esto se le suma el paso del huracán Otto por ciertas regiones del país en donde se registraron caídas considerables de árboles.

Ha avanzado la capacidad de respuesta, pero el plan busca aunar esfuerzos desde las comunidades, el compromiso de los productores para dejar atrás las prácticas de quema.

“El plan pretende seguir continuando con esa cultura de cuidado de la Madre Tierra, de preservación de los recursos naturales, de poner en práctica mediadas preventivas”, dijo González.

Para tal propósito, anunció que se ha preparado un mapa para que resulte más fácil identificar no solo las zonas que han sido afectadas por incendios forestales, sino también otras donde se han tomado como de mayor interés.

En total se han definido 15, San Juan de Nicaragua y el Castillo en Río San Juan que fueron afectadas por Otto, San Ramón en Matagalpa, donde el gorgojo descortezador ha dejado unos 12 mil árboles vulnerables ante el fuego.

También se consideran de importancia la reserva del Volcán Mombacho donde se registró el año pasado un importante incendio, así como en el norte, en los municipios de San Fernando, Mozonte, Dipilto y Jalapa en Nueva Segovia, en Cusmapa de Madri, El Tomabu, Las Brisas y El Tisey de Estelí, el municipio de Telica en León, Waspam en el Caribe Norte, San Francisco del Norte en Chinandega y a Potosí y Cárdenas, afectadas también por Otto.

González refirió además que seguirá fortaleciéndose el modelo de alianzas y la aplicación de los planes regionales, departamentales y municipales.

Para esta tarea Inafor equipará a 150 brigadas municipales para garantizar la capacidad de respuesta y se desarrollarán encuentros departamentales con productores y productoras. Además se realizarán monitoreos con imágenes de satélite para estar pendiente de los incendios sobre todo en las zonas protegidas.

Entre las instituciones que se encargarán a dar seguimiento al plan, se encuentra el INAFOR, el Cuerpo Unificado de Bomberos, el MARENA, las alcaldías municipales y la comunidad organizada.