"Los recursos que tenemos puede que no sean suficientes para solventar la emergencia en el mismo instante en toda la ciudad (...) Este es un proceso que toma tiempo y solicitamos paciencia", declaró Bloomberg en rueda de prensa.

Agregó que las autoridades locales "trabajamos tan rápido como sea humanamente posible, pero va a tomar tiempo para reparar los daños por Sandy".

"Los que necesiten que se les suministre ayuda, la pueden solicitar a sus autoridades locales y nosotros haremos llegar la ayuda en la medida de lo posible", dijo Bloomberg, tras reiterar que "los daños no serán reparados en una noche".

El alcalde señaló que la primera necesidad "es restaurar la energía eléctrica. También hacemos un esfuerzo para restablecer el transporte público".

"Hemos decidido realizar un corte de electricidad en Manhattan (distrito de Nueva York) para prevenir incendios", añadió.

Bloomberg indicó que con respecto al transporte público "el restablecimiento se realizará una vez que las calles ya no estén bajo el agua (...) El transporte no puede mantenerse operando en esas condiciones".

"Lo que hemos estado haciendo es habilitar una especie de transporte para sacar a las personas de un lugar a otro", dijo.

Por otra parte, informó que han sido "suspendidos numerosos vuelos, no es seguro realizarlos ahora" y que "los hospitales funcionan de manera regular gracias a los generadores de energía".

"Todos los ciudadanos pueden ir de manera regular a recibir asistencia médica (...) Habilitamos una línea para que se pueda reportar cualquier tipo de emergencia", resaltó.

Según el alcalde de Nueva York, actualmente hay "alrededor de 600 personas en nuestras salas de emergencia" tras el paso de la tormenta.

La Casa Blanca anunció este martes que puso a disposición de los gobiernos y comunidades locales los fondos, equipos y personal del Gobierno Federal necesarios para afrontar las consecuencias del desastre y socorrer a los damnificados por la tormenta.

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, declaró este martes como zona catastrófica las áreas de Nueva York y Nueva Jersey afectadas por los fuertes vientos y anegadas por el paso de la tormenta Sandy.