Los proyectos de desarrollo apoyados por el Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola (FIDA) en Nicaragua han sido eficaces para mejorar los medios de subsistencia de la población rural pobre y fortalecer sus sistemas de producción de alimentos, según la evaluación de la estrategia y el programa en el país presentada hoy en Managua por la Oficina de Evaluación Independiente del FIDA.

Los principales objetivos de la evaluación fueron evaluar los resultados y el desempeño de la asociación entre el FIDA y el Gobierno para reducir la pobreza rural y generar conclusiones y recomendaciones para la futura asociación entre el FIDA y Nicaragua. La evaluación encontró que el programa apoyado por el FIDA en el país registra impactos significativos en la disminución de la pobreza rural y el incremento de los ingresos de los hogares rurales. El margen bruto de la producción agropecuaria de la población objetivo aumentó del 25% al 82%. Asimismo, se encontró un mejoramiento en la seguridad alimentaria, basada en la diversificación y cantidad de alimentos disponibles, asociada a un incremento en la productividad de la producción agrícola.

El grupo meta del programa apoyado por el FIDA en el país incluye los pequeños productores de cereales básicos (café, cacao y productos lácteos); las mujeres y los jóvenes con o sin acceso a tierras y los pueblos indígenas y afrodescendientes rurales pobres que viven en los territorios de la costa del Caribe. La focalización geográfica se evoluciona de un enfoque centrado en la zona seca hacia la incorporación de múltiples territorios como la región noroccidental y la región norte y sur del Caribe.

El programa también ha demostrado interés y compromiso en la reducción de la desigualdad de género en los sectores rurales, reflejado a través de diferentes iniciativas como la articulación con el Bono Productivo Alimentario y la activa participación de mujeres en planes de negocios donde éstas son líderes o miembros activos de la directiva.

"La evaluación nos ha permitido reflexionar sobre el impacto de nuestro trabajo en áreas como la igualdad de género y el empoderamiento de la mujer. Este ha sido un tema que ha ido evolucionando positivamente a lo largo de los años en las estrategias del FIDA," dijo Joaquín Lozano, Director de la División de América Latina y el Caribe del FIDA. "Además, el enfoque para atender las zonas del Corredor Seco es clave en el programa país."

También se realizaron esfuerzos importantes de varios proyectos para introducir prácticas y diseñar intervenciones que respeten y mejoren el medio ambiente. Sin embargo, los márgenes de adopción de dichas prácticas suelen ser bajos a lo largo de la cartera (de entre 20% al 40%). No existe mucha claridad en cuanto al conocimiento de planes para el impacto ambiental y para qué sirven y esto podría estar causando el poco interés de adopción de las diferentes técnicas propuestas por los proyectos.

En cuanto a actividades no crediticias, como la gestión del conocimiento y el fomento de alianzas, el programa ha creado un proceso acumulativo de construcción de conocimiento y experiencias en colaboración con el Gobierno.

Sin embargo, el uso y la aplicación son insuficientes. No se encontró evidencia de una plataforma de gestión del conocimiento y no hay fácil acceso a información y conocimientos técnicos acumulados por el FIDA y otros organismos. Asimismo, las asociaciones con organizaciones rurales, entidades académicas, actores no estatales y entidades del sector privado, que requiere el programa para ser más efectivo, son limitadas.

"La acción del FIDA en Nicaragua ha creado y mantenido, al menos en los últimos 15 años, un proceso acumulativo de construcción de conocimiento y experiencias a partir de las intervenciones que ha realizado", dijo Fabrizio Felloni, Director Adjunto de la Oficina de Evaluación Independiente del FIDA. "Por otra parte, no hay fácil acceso a información técnica acumulada por el FIDA y habría que incrementar la producción y difusión de materiales, productos, y resultados de seguimiento y evaluación."

A partir de 1979, el FIDA ha apoyado 10 proyectos en Nicaragua por un costo total de 336,36 millones de dólares, de los cuales el FIDA ha aportado 148,2 millones de dólares.

Comunicado de prensa No: FIDA/04/2017

El FIDA invierte en la población rural y, al empoderar a estas personas, les ayuda a reducir la pobreza, aumentar la seguridad alimentaria, mejorar la nutrición y fortalecer su resiliencia. Desde 1978, hemos destinado 18 000 millones de dólares estadounidenses en donaciones y préstamos a bajo interés a proyectos que han permitido llegar a unos 462 millones de personas. El FIDA es una institución financiera internacional y una organización especializada de las Naciones Unidas con sede en Roma, donde se encuentra el mecanismo central de las Naciones Unidas para el sector de la alimentación y la agricultura.

Sobre la Oficina de Evaluación Independiente del FIDA (IOE): IOE lleva a cabo evaluaciones de las políticas, estrategias y operaciones financiadas por el FIDA para promover la rendición de cuentas y el aprendizaje. El objetivo principal es contribuir a mejorar el desempeño del FIDA y sus asociados en el apoyo a la transformación rural en los países Miembros en desarrollo. A través de las evaluaciones independientes de la IOE se valora el impacto de las actividades financiadas por el FIDA, se proporciona un análisis de los éxitos y los fracasos de manera imparcial, y se determinan los factores que influyen en el desempeño. Basándose en las ideas y las recomendaciones principales derivadas de los hallazgos de las evaluaciones, la IOE también difunde los conocimientos y la experiencia del FIDA en materia de agricultura y desarrollo rural.