Diriamba, la cuna del Güegüense, vivió una vez más, este 20 de Enero de 2017, la tradicional y colorida fiesta en honor al mártir cristiano San Sebastián, el patrono milagroso que les ha acompañado por cientos de años.

En el contexto de estas fiestas patronales y folklóricas, las familias recibieron en un ambiente lleno de alegría a Su Eminencia Reverendísima, Cardenal Leopoldo Brenes, quien presidió una solemne misa en la Basílica Menor de San Sebastián.

El líder religioso, manifestó que este gran fervor y veneración por San Sebastián, también debe de llevar a las familias católicas a un encuentro íntimo con Jesús.

"Con la intercesión de San Sebastián aumenta nuestra fe", sostuvo el Cardenal Brenes, quien a su vez, indicó que celebrar estas fiestas tiene un gran significado, partiendo que a travez del testimonio de este santo, podemos ver su grandeza.

El Arzobispo, expresó que San Sebastián, mártir, invita a las familias nicaragüenses a tener a Cristo como el centro de sus vidas. Además que el santo milagroso, alimenta nuestra fe y amor por Cristo Jesús.

Tras la misa, a eso de las 12:50 de esta tarde, salió la bella imagen de San Sebastián de su parroquia, siendo saludado y venerado por los miles de tradicionalistas, entre ellos católicos de Centroamérica, Europa y hasta Estados Unidos.

El santo, en su tradicional procesión, fue custodiado de costumbre por las liricas danzas del Güegüense, el viejo y la vieja, la gigantona, el toro huaco y las coloridas inditas de guacal.

"San Sebastián fue unos de los primeros mártires cristianos. San Sebastián desde muy joven tenía un incalculable amor al prójimo y una gran fe en Cristo", sostuvo Marvin Montes, uno de los feligreses que bailó al ritmo de los atabales.

San Sebastián, es adorado por todo este pueblo devoto. El santo milagroso convoca a medios de prensa internacionales, quienes se ven atraídos por el color y fervor que se vive en estas fiestas religiosas.

Recorriendo varias cuadras, de rodillas, muchos feligreses han renovado sus votos, y dado gracias a Guachan por las promesas cumplidas, y han pedido este año por los enfermos, los más sufridos, aquellos que tienen pocos recursos para vivir.

Cardenal

Cardenal

Cardenal

Cardenal

Cardenal

Cardenal

Cardenal

Cardenal

Cardenal

Cardenal

Cardenal

Cardenal

Cardenal

Cardenal

Cardenal

Cardenal

Cardenal

Cardenal

Cardenal

Cardenal

Cardenal

Cardenal

Cardenal

Cardenal

Cardenal

Cardenal

Cardenal

Cardenal

Cardenal

Cardenal

Cardenal

Cardenal

Cardenal

Cardenal

Cardenal

Cardenal

Cardenal

Cardenal