Que mantenga limpio y cercado su predio, es el llamado que hacen los comerciantes del mercado oriental al propietario de un lugar que por abandono se ha convertido en botadero ilegal de basura, donde el mal olor se ha apoderado de esa zona, perjudicando a compradores y comerciantes.

Los comerciantes también hicieron un llamado a la Alcaldía de Managua a que ponga mano dura a los dueños de predios como este, que dejan en total abandono su terreno.

A solo cuadras de llegar al predio que se ubica en el mercado Oriental, exactamente de donde fue la Cervecería Victoria 1 cuadra y media al sur o de donde fue el Cine Ruiz, media cuadra abajo y media al sur, se siente el mal olor de la basura, moscas, zancudos, heces y orina.

El comerciante Tomas Abraham Galeano, tiene 9 años de vender comida, fresco en ese sector conocido como los plátanos, y afirma que siempre han tenido ese problema, recordando que hay comerciantes que se han unido para limpiar el terreno, que en cuestiones de horas o días vuelve a ensuciarse.

“Pedimos que se cierre este lugar para que no siga perjudicando la salud de los que vendemos y los que a diario visitan este sector. Sabemos que ese lugar tiene 3 dueños y le hacemos un llamado a ellos a que sean consientes y vengan a limpiar, ya que este lugar sirve como urinario y hay demasiada suciedad”, expresó el comerciante Tomas Abraham Galeano.

Galeano quiere abrir un negocio de comida, pero que mientras no se cierre definitivamente el lugar, él no puede abrir su nuevo proyecto.

“Ya no aguantamos el mal olor, y hacemos un llamado al dueño a que venga a limpiar su propiedad. Yo tengo 7 años de vender aquí y siempre hemos visto este lugar”, dijo otra de las comerciantes.

“Hay muchos huele pegas que vienen hacer sus necesidad fisiológicas. Nosotros como comerciantes que vendemos cerca de este lugar hemos limpiado, pero la verdad que el dueño debe hacerse presente y responder”, comentó Claudia Vásquez.

La comerciante Amanda Martínez, comentó que “tengo como 3 años de vender aquí y todo el mal olor se siente, y la verdad que los mismos compradores ya no quieren pasar por este sector; los dueños al parecer viven en el extranjero y jamás se aparecen".

“Yo trabajo cerca de aquí y desde que he venido a comprar afecta a nuestra salud y la de los comerciantes. El dueño debe mantener limpio su predio, para evitar que uno se enferme”, dijo José Ramírez.

“Tengo 20 años de vender aquí y es horrible trabajar en estas condiciones aguantando ese mal olor y es el dueño el que debe venir hacerse cargo de su predio”, finalizó María Constancia Torres.