El presidente de Siria, Bashar Al-Assad, expresó este viernes que varios países, entre ellos Rusia, China e Irán, están dispuestos a participar en la reconstrucción de ese país, tras los numerosos daños por los constantes ataques del autodenominado Estado Islámico (Daesh en árabe).

"Muchos países empezaron a debatir la reconstrucción de Siria y expresan la disposición a ayudarnos con recursos financieros", manifestó Assad a la agencia SANA.

Al-Assad también dijo que aquellos sirios que se vieron obligados a abandonar su nación a causa de la crisis que vive Siria podrán regresar para reconstruir sus viviendas con su propio trabajo, pero contando también "con el apoyo de nuestros amigos de Rusia, China e Irán", añadió.

Desde marzo de 2011 Siria se encuentra sumergida en un terrible conflicto armado en el que el Gobierno enfrenta a diversas organizaciones terroristas.

Datos ofrecidos por la Organización de las Naciones Unidas (ONU) afirman que aproximadamente 400 mil personas han muerto durante el conflicto.