Clarisa López Ramos agradeció hoy a los gobiernos de Nicaragua, Cuba y Venezuela la solidaridad mostrada con su padre Oscar López Rivera, indultado la víspera por el presidente estadounidense Barack Obama.

'Hoy celebramos la victoria del pueblo de Puerto Rico; mi más profundo agradecimiento a los gobiernos de Cuba, Venezuela y Nicaragua', manifestó bajo un cerrado aplauso quien hoy cumplió 46 años de edad.

López Ramos igualmente dio las 'gracias a todos los que hicieron posible que Oscar López Rivera pueda regresar a donde pertenece, a su Puerto Rico del alma'.

La hija del prisionero político puertorriqueño de 74 años de edad, 35 de los cuales ha pasado encarcelado en Estados Unidos por su lucha por la independencia de Puerto Rico, reveló que estaba feliz porque Obama anunció la conmutación de su condena a víspera de ella cumplir años.

'Mi papá siempre quiso que yo recibiera su libertad como un regalo de cumpleaños', anotó en rueda de prensa en San Juan poco antes de salir para la ciudad estadounidense de Chicago para reunirse con la abogada Jan Susler, con la cual visitará este fin de semana a su padre en la cárcel de Terre Haute, en Indiana.

Rodeada de decenas de personas que han estado a su lado en la lucha por el reclamo al presidente Obama, como el congresista Luis Gutiérrez o la alcaldesa de San Juan, Carmen Yulín Cruz Soto, la hija de López Rivera afirmó que 'hoy, a mis 46 años, celebro la vida y la justicia; celebro el mejor regalo de cumpleaños, mi querido Viejo por fin podrá regresar a casa'.

Aseguró que 'las pasadas horas han sido las más felices de mi vida, soy la hija más afortunada del mundo, porque tengo al padre más maravilloso, amoroso, sensible, solidario, el que me enseñó a resistir y a luchar', afirmó.

Entre sonrisas, consignas y lágrimas, este primer encuentro de López Ramos con los periodistas tras conocerse en la víspera la conmutación de la condena a su padre se convirtió en una celebración.

Decenas de personas que han participado en la lucha por la excarcelación de López Rivera estuvieron acompañándola en esta ocasión, incluidos religiosos como el obispo Juan Vera o el reverendo Heriberto Martínez Rivera y los veteranos políticos Carlos Gallisá y Noel Colón Martínez.

López Ramos leyó un mensaje cargada de emoción, en el cual afirmó que 'Karina, mi hija, celebra desde California la noticia del regreso de su abuelo'.

Indicó que 'sé que muy pronto mi querido Viejo saldrá de prisión, y compartiremos vidas juntos. Mientras tanto, aquí lo espero con mi música, mi sonrisa, nuestras lecturas pendientes, y nuestros cafés pendientes; con nuestro domingos de playa y los recorridos por el campo, con nuestros sueños y el recorrido migratorio de las mariposas monarcas, pero sobre todo aquí te espero con los brazos abiertos, llenos de amor y deseosos de poderte abrazar en la patria que te vio nacer'.

Comentó que el presidente estadounidense que más admiraba era a Bill Clinton, porque 'liberó a once de los camaradas de mi papá', y ahora añadió a la lista a Obama porque después de años de reclamos conmutó la pena a López Rivera.

La alcaldesa Cruz Soto defendió su decisión de darle trabajo a López Rivera en el municipio de San Juan, entre otras razones, porque esto puede permitir que sea liberado antes del 17 de mayo, tal como ha quedado establecido.

'Se va a ganar el pan con su trabajo', dijo al destacar las cualidades de López Rivera en la labor comunitaria, a la vez que recordó que por su libertad ha clamado 'gente de todos los partidos, de todos los colores, de todos los amores, de tantos ideales'.

Reconoció en este sentido al gobernador Ricardo Rosselló Nevares emitió en la víspera un tuit dando las gracias a Obama 'por escuchar el reclamo de los puertorriqueños e indultar a Oscar López'.

Cruz Soto anunció, además, la firma de una orden ejecutiva para declarar el próximo lunes 'de júbilo municipal' por el indulto al prisionero político boricua.