Un éxito total resultó ser la Jornada Dariana 2017, la cual concluyó este 18 de enero, en Ciudad Darío, en conmemoración del 150 Aniversario del poeta universal y padre del modernismo, Rubén Darío, celebrado y homenajeado en todo el mundo.

La jornada fue alegre y amena, iniciando esta mañana, en el Museo Casa Natal de Rubén Darío, con la inauguración y exposición de las esculturas con temas darianos, del escultor y pintor granadino, Pedro Vargas.

Escritores, intelectuales, amantes de la cultura de todo el país, se dieron cita en Ciudad Darío, para cantarle ‘Las Mañanitas’, al bardo, autor de Azul, Prosas Profanas y Cantos de Vida y Esperanza.

Y como un gran homenaje al panida, diputados y diputadas de la Asamblea Nacional, celebraron, en Ciudad Darío, una sesión especial, en la que enaltecieron su vida y obra, reseñando su gran historia en el mundo de la literatura.

Como parte de los festejos, el Instituto Nicaragüense de Cultura (INC), desarrolló un Maratón de Poesía y también realizó la Presentación del Libro “La Resurrección del Cisne” del Poeta y Escritor Cubano Sergio García Zamora en la Casa Natal de Rubén.

Por la tarde, la Orquesta Nacional y el Coro Estudiantil Rubén Darío, dieron una espectacular presentación en la Parroquia San Pedro, de Ciudad Darío. Al evento asistieron estudiantes, y familias locales, así como intelectuales e invitados especiales.

En esta misma Parroquia San Pedro, las familias celebraron una Misa de Acción de Gracias, en la cual Fray Ignacio Urbina, leyó y reflexionó sobre la buena intención de fondo del poema ‘Los Motivos del Lobo’, de Darío.

El padre recordó algunos versos de este poema:

El varón que tiene corazón de lis,
alma de querube, lengua celestial,
el mínimo y dulce Francisco de Asís,
está con un rudo y torvo animal,

“Recordamos que es el lobo que está haciendo barbaridades, matando vidas, inclusive la vida humana. Francisco llega a buscar el lobo, y hacer un acuerdo de paz con él, y lo convence. El lobo al final, tendió su mano al padre Francisco, y se hizo el pacto. El lobo no iba a hacer más daño a nadie. Pero luego el lobo vuelve a sus andanzas”, explicó.

En este sentido, el padre Ignacio, destaca la dimensión de este poema, y cómo Rubén Darío pudo expresar, valiéndose de un acontecimiento histórico, logrando algo tan profundo, y haciendo ver las actitudes de los hombres.

“Somos responsables cuando la paz se aleja cada vez más de nosotros, porque primero se aleja de nuestros corazones. Este poema nos hace un llamado a conversión, a volver al amor, al respeto entre creaturas humanas, entre personas”, sostuvo.

Tras concluir la misa, la Musa Dariana Johana Lindey González y sus tres gracias, así como algunos niños vestidos del Príncipe de las Letras Castellanas, participaron en el tradicional desfile, por las principales calles de Ciudad Darío, encabezado por cadetes del Ejército de Nicaragua.

A las 4:30 de la tarde, las instituciones de Gobierno, asistieron a la Casa Natal, para depositar ofrendar florales al pie del monumento del gran poeta universal, y saludarle en ocasión de su 150 natalicio. Seguidamente, las familias asistentes, disfrutaron de una tardeada cultural, y por la noche los grandiosos fuegos artificiales.