Este 18 de enero se cumplen 150 años del natalicio del poeta e intelectual Rubén Darío por lo cual la Juventud Sandinista y las autoridades del departamento de León llegaron hasta la Catedral, para depositar una ofrenda floral donde yacen los restos mortales del Padre del Modernismo.

Con mucho respeto y admiración el compañero Roger Gurdián, alcalde de la primera capital de la Revolución manifestó que Rubén es un ejemplo para cada nicaragüense, tomando en cuenta que en sus obras plasmo sentimientos de nacionalismo y valores como el respeto y la tolerancia.

“Rendimos homenaje a Rubén Darío, la mayor gloria nacional y cultural de Nicaragua. A lo largo de su obra dejo plasmado sus principios y valores, así como su aspiración de ver a América Latina y Centroamérica unidas para lograr encausar a estas naciones por las sendas del progreso y la libertad. El humanismo de Rubén lo vemos en todas sus obras pues era un hombre que tenía muy en alto la condición humana y por lo tanto la liberación del propio ser para encontrarle a la vida un sentimiento de dignidad capaz de alcanzar la felicidad”, destacó.

Hoy el legado cultural de Rubén es seguido por los jóvenes, quienes orgullosos de haber nacido en la ciudad que vio surgir al poeta, se comprometen a dar continuidad a su obra y a los principios que el siempre promovió.

“Hoy conmemoramos el natalicio de nuestro universal Rubén Darío que desde siempre escribió con su puño y letra su sueño de contar con una patria libre y bendita la cual hoy gozamos los jóvenes. Este día toda la juventud de León y Nicaragua debe comprometerse a conocer más allá el amor que sentía Darío por su nación. Es un ejemplo para nosotros porque fue un autodidacta lo cual nos inspira a estudiar porque de esa manera aportamos a que nuestra Nicaragua avance”, concluyó Nazarena Narváez, coordinadora departamental de Juventud Sandinista.