Si se exceptúan los cuatro días que permaneció paralizada por los atentados terroristas del 11 de septiembre de 2001, la última vez que Wall Street cerró sus operaciones físicas fue el 27 de septiembre de 1985 debido al huracán Gloria.

La gran manzana está completamente paralizada. La sede de Naciones Unidas también estará cerrada este lunes 29 de octubre, una medida que podría extenderse al martes, mientras que la administración municipal neoyorquina sí estará abierta. También se estima que Wall Street permanecerá cerrada por dos días consecutivos.

Las sedes de los principales bancos de Nueva York, los museos, las universidades y hasta los teatros de Broadway están cerrados. El principal banco de la región, Chase, ha avisado que muchas de sus oficinas no abrirán debido a los problemas de transporte de sus empleados, y muchas tiendas han advertido ya acerca de que no saben si podrán abrir.

También han sido suspendidas las actividades especiales de grandes empresas, como la presentación que Google pensaba hacer de la última versión de su sistema operativo Android.

Las autoridades de Nueva York y Nueva Jersey han tomado una serie de medidas preventivas para prevenir posibles daños por el viento y el agua. También han pedido a la población que tenga una serie de suministros básicos por si hubiera cortes de suministro eléctrico o necesidad de abandonar urgentemente sus viviendas, lo que generó el domingo una auténtica avalancha de compras en los supermercados y ferreterías.

La empresa eléctrica que sirve a la zona, ConEdison, ha realizado en los últimos días tareas preventivas para evitar cortes del suministro y también ha reforzado sus equipos de urgencia para reparar daños y restaurar el servicio.