Las brigadas del Minsa visitaron a las familias del sector de Sábana Grande para seguir protegiendo la salud de los habitantes por medio de la fumigación casa a casa.

En esta ocasión los brigadistas fumigaron 2 mil 700 viviendas y las familias recibieron las recomendaciones para que logren identificar criaderos y destruirlos.

William Corea, jefe de brigada, manifestó que pese a que pasan cada 15 días hay viviendas que quedan sin fumigarse por la renuencia de sus propietarios.

"Ponen excusas como que están dormidos o comiendo. Queremos recordarles que si no nos permiten el ingreso siempre van a tener enfermedades, el zancudo va a permanecer dentro de esas viviendas", comentó.

Los brigadistas recordaron que la reproducción del zancudo es muy fácil y por eso hay que estar en lucha permanente para evitar que ese ciclo continúe.

"Se reproduce de manera muy fácil sólo necesita un recipiente con agua estancada para depositar sus huevos", dijo Corea.

En ese sentido señaló que la prevención domiciliar es fundamental porque ayuda mucho para deshacer el habitad del mosquito.

Por su parte los pobladores también se sumaron al llamado de los brigadistas para que las familias que no abren las puertas de sus casas permitan el ingreso de los fumigadores.

“Necesitamos que todos estemos colaborando en esta lucha porque es un bien para todos, es para mantenernos sanos", dijo Esmeralda Flores.

"Aquí en la casa manejamos limpio, sin recipientes que almacenen agua y estamos en esa lucha, pero hay gente que es cochinita y no colaboran desde sus casas y ahí es donde está el problema", manifestó Nicolasa Barrios.