Cuatro personas murieron por congelación como consecuencia de la ola de frío que invade Serbia en los últimos días, reportaron hoy las autoridades.

Los últimos fallecidos, un hombre de 88 años y su hijo de 64, Miroslav e Ilija Mitic, fueron encontrados congelados el lunes en su vivienda en una localidad de la región de Nis, en el sudeste del país, cuando la persona que les traía el pan dio parte del trágico hecho.

En la ciudad de Vranje, también en el sur, cerca de la frontera con Macedonia, se halló totalmente mojado a un hombre de 58 años, Zoran Stojanovic, quien fue conducido a un hospital donde falleció por infarto del miocardio como consecuencia del congelamiento.

En una aldea de esa misma localidad los vecinos encontraron congelado a otro hombre, aún no identificado, quien había salido a buscar leña para la calefacción, pero quedó inmovilizado al quebrarse una pierna, como establecieron los forenses.

Desde el 6 de enero las temperaturas descendieron drásticamente en toda Serbia, pero con mucho más rigor en el sur, donde se registraron desde menos 23 a menos 27 grados centígrados, acompañadas de fuertes e intensas nevadas que obstaculizaron carreteras y caminos.

Hoy, aunque se reportan entre menos siete y menos 13 grados, continúa nevando, por lo que las afectaciones viales persisten en las zonas rurales, mientras en las autovías hay circulación, pero se recomienda el máximo de precauciones y el equipamiento adecuado para los vehículos.

En Belgrado, si bien los equipos de limpieza vial están en pleno despliegue, las autoridades aconsejan a los peatones mucho cuidado al andar para evitar caídas y luxaciones, que aumentaron drásticamente desde el domingo, reportaron los hospitales.

Empero, en materia de tránsito, solo se produjeron en la capital colisiones leves de autos, sin graves consecuencias para conductores y pasajeros, indicó la policía.