El último de los atentados ocurridos hoy en Afganistán, con el cual cuentan ya tres, dejó un saldo de cuatro personas muertas y 12 heridas, entre ellas el embajador de Emiratos Árabes Unidos, Juma Mohammed Abdullah Al Kaabi.

El ataque se produjo contra el complejo de oficinas del gobernador de Kandahar, Homayoon Azizi, que también resultó herido en la acción, según informaron medios locales de prensa.

En tanto, en la misma ciudad, las autoridades reportaron otra explosión en un hotel donde había en curso una reunión sobre la seguridad en el territorio, con la participación de autoridades afganas y extranjeras.

El saldo de víctimas como resultado de esa detonación está aún por precisar.

El clima de violencia es insostenible en Afganistán, donde la población se ve muy más afectada en medio de un contexto de incursiones militares y el avance talibán, que ni las tropas norteamericanas con alegados fines de ayuda pueden detener.