Los fuertes vientos que azotan la región producto de un frente frío, provocaron incidencias en Nicaragua, aunque afortunadamente sin pérdidas de vidas humanas.

En Carazo, la caída de un árbol de Chilamate a la altura del kilómetro 37 de la carretera panamericana sur, obstaculizó la vía y afectó el cableado eléctrico, reportó TN8.

El incidente sólo provocó daños materiales y la suspensión local del servicio eléctrico.

Mientras tanto, en Chinandega, la caída de la rama de un árbol dejó un lesionado, a la vez que varios techos fueron afectados por las fuertes ráfagas.

Una vivienda del reparto Gerardo Aguilera, al este de Chinandega, vio colapsado parte del zinc de su techo, aunque afortunadamente los habitantes de esta casa resultaron ilesos.

Además, Defensa Civil reportó que el viento arrancó el techo de zinc de doña Sandra Parajón, quien vive en su vivienda junto a sus tres hijos. En la misma zona del municipio, un árbol cayó sobre el tendido eléctrico y dejó varias casas sin energía en la comunidad de Versalles.

Por otra parte, Lázaro Francisco Romero Parrales, de 36 años, sufrió un golpe en su hombro derecho cuando la rama de un árbol se desprendiera producto de los vientos.

El afectado fue atendido por miembros de la Cruz Roja y trasladado al Hospital España.

Finalmente, en Estelí, al menos seis viviendas resultaron con afectaciones en sus techos debido a las fuertes ráfagas de viento.

Los dueños de tres casas en el anexo al barrio San Miguel tuvieron que reforzar la estructura de los techos, construido a base de madera y láminas de zinc.

En el barrio conocido como Juno Rodríguez varios cables del servicio de telefonía fija se desprendieron, según informaron los vecinos del lugar.