El Nuncio Apostólico de El Salvador, Monseñor León Kalenga Badikebele, llegó a Nicaragua para representar a Su Santidad, el Papa Francisco, en la ceremonia de Toma de Posesión del Comandante Daniel Ortega y la Compañera Rosario Murillo.

A su llegada al Aeropuerto Augusto C. Sandino, Monseñor Kalenga compartió un mensaje de paz y amor de parte del Papa al pueblo nicaragüense.

"Un mensaje de Paz, de Amor. Estamos al inicio de un Año Nuevo, entonces el Papa (envía) a todo el pueblo de esta querida nación, paz, mucha paz y mucho amor", indicó.

“El Papa insiste mucho que los pueblos del mundo formen una familia (…) e insiste sobre todo con los valores”, agregó.

“Una felicidad al Presidente, a todo su Gobierno, y al Pueblo. Ustedes saben que tenemos relaciones diplomáticas (entre) el Vaticano (y) Nicaragua por años, entonces en ese marco estoy presente”.

El Nuncio afirmó que cuando el Santo Padre “no se presenta él mismo, en esas circunstancias es un Nuncio de la región que va a representarlo, así que el Nuncio en El Salvador… El Salvador es un país amigo de Nicaragua, y en ese sentido yo (me hago) presente aquí con mucho gusto para conocer el país, es la primera vez”.

Por su parte, el Nuncio Apostólico de Nicaragua, Monseñor Fortunatus Nwachukwu, dijo que el Nuncio de El Salvador viene al país como un enviado especial de Su Santidad, el Papa Francisco, para la toma de posesión del Presidente de la República.

“Voy a acompañarlo como miembro de la delegación de la Santa Sede y con mucho gusto, y como ustedes saben, el Nuncio es quien hace presente en modo más concreto la cercanía del Papa”.

Dijo sentirse honrado con la presencia del Nuncio de El Salvador, pues “es como un hermano mayor, un amigo también desde años y estoy contento, muy feliz” de que sea Monseñor Kalenga quien haya sido designado por el Papa para representarlo en un modo especial en esta ceremonia.