Con la bajada de la imagen de San Sebastián en la Basílica Menor del Santo Patrono, iniciaron las fiestas en su honor en Diriamba.

Con la Danza de El Güegüense y Macho Ratón inició la procesión por las principales calles de Diriamba.

Acompañado de la imagen de la Sagrada Familia, María y José, la venerada imagen fue custodiada por las familias católicas.

Tradicionalistas y promesantes como cada año visten atuendos folklóricos para dar gracias a San Sebastian por los milagros obtenidos.

"Realizamos la bajada para motivar a la gente para que ya en el novenario estén visitándolo y preparándolo para las propias fiestas por eso los bailes, la pólvora y los grupos parroquiales", dijo el padre Orlando Mendoza.

"En este año que el Papa pide defender a las familias nos acompañan en la procesión para iniciar las fiestas patronales", resaltó el párroco.

El Mensaje a las familias

"Pedir por la paz y la no violencia en el mundo entero, no sólo en Nicaragua, sino pedir que la doctrina y la fe sea para todos", anunció el padre Orlando Mendoza.

Las fiestas de San Sebastián duran 27 días, una tradición que tiene años de vivir con los Diriambinos.

"Desde que nací, 75 años de ser devota porque mis padres hacían fiestas, sacaban bailes y desde ahí me gustó", contó la promesante María Elena Cerda.

"Yo salí de Húngara e Indita muchos años, nosotras no podemos perder en ningún momento esta tradición, hay que inculcárselo a la juventud para que siga la tradición", resaltó Sara María Ramos, devota de la milagrosa imagen.

La joven Yoanela Acevedo llevó por primera vez a su sobrina para inculcarle el amor a las tradiciones de Nicaragua.

"Yo la traje porque ella nunca había visto la bajada del Santo y ella quería experimentar esto y la traje para que vea la tradición, esto es muy importante porque hay tradiciones que se han ido perdiendo y ellos son los que quedan para seguir las tradiciones".