La ola de frío que recorre Europa desde Rusia a Grecia con mínimas históricas y fuertes nevadas ha dejado 24 muertos y ha cubierto de blanco incluso las islas griegas y el sur de Italia. De los fallecimientos, 10 se han registrado en Polonia, ocho en Italia, tres en la República Checa, dos en Bulgaria y uno en Grecia.

En Polonia, con temperaturas de -25 grados, han muerto 10 personas, según el centro de seguridad del Gobierno. Desde noviembre, el frío ha matado a 55, a las que se suman 24 muertos por inhalación de monóxido de carbono de las estufas de carbón que tenían encendidas para hacer frente a las bajas temperaturas. Las autoridades han alertado de los peligros de utilizar estufas viejas.

En Italia, Protección Civil mantiene este domingo la alerta por la ola de frío que afecta a todo el país, con especial intensidad en el centro y sur, donde las comunicaciones por carretera, tren, avión y mar sufren las consecuencias en forma de cancelaciones y retrasos. Los aeropuertos de Sicilia, Bari y Brindisi han reabierto tras haber cerrado el sábado y las comunicaciones por tren han vuelto hoy a la normalidad excepto en Sicilia, donde las fuertes nevadas dificultaban el servicio entre Parlemo y Catania a primera hora del domingo, aunque progresivamente se estaba restableciendo el tráfico. Se espera que las escuelas de la zona sur permanezcan cerradas mañana lunes.

Hoy se prevé que continúen las bajas temperaturas y que las nevadas, ya menos intensas que el sábado, comiencen a remitir, según la Protección Civil, que recomienda a la población que solo coja el coche si es imprescindible. Las previsiones indican que una nueva perturbación afecte sobre todo a la costa adriática (este) y a la zona meridional, con "persistencia de temperaturas muy bajas y vientos fuertes". Las temperaturas permanecieron anoche en valores bajo cero en muchas ciudades, sobre todo del norte, con -7 grados en Verona o -2 en Florencia; en Sicilia, Catania (a nivel del mar) tuvo una mínima de 3 grados y la capital de la isla, Palermo, bajó hasta los 4 grados. Otras zonas, particularmente las de montaña, registraron valores inferiores, como los -14 grados en Cascia (centro) o los -10 de Accumoli, ambas en la zona golpeada por los fuertes terremotos que causaron la muerte a casi 300 personas en agosto del año pasado.

La situación en las áreas afectadas por los seísmos es especialmente complicada porque la nieve dificulta la movilidad y las autoridades han impuesto la obligación de circular con neumáticos de invierno y cadenas en las zonas próximas a Amatrice, una de las localidades devastadas por los terremotos. En la capital, Roma, la temperatura al mediodía era de tan solo dos grados y, bajo un cielo cubierto, la sensación de frío es mayor por las rachas de viento, una situación que mantuvo congelada el agua en parte de algunas de la fuente de la Plaza Navona, la Fontana de Trevi o la de la Plaza Barberini.

De momento no se tiene noticia de más fallecimientos como consecuencia del frío, después de que, hasta el sábado, se informara de ocho muertes, la mayoría sin hogar con edades comprendidas entre los 46 y los 66. Dos de las víctimas eran sin techo polacos, uno rumano y otro indio y el resto italianos, entre ellos una mujer que sufrió una caída mortal tras resbalar en el hielo. El último fallecido era un hombre de 81 años enfermo de Alzheimer que había dejado su domicilio sin avisar a nadie, quien al parecer murió por hipotermia en Capriano, al norte de Milán.

Turquía también se está viendo gravemente afectada, con El Bósforo cerrado al tráfico tras una fuerte tormenta de nieve que golpeó Estambul. El temporal ha obligado a Turkish Airlines a cancelar este domingo y mañana lunes 633 vuelos nacionales e internacionales en Turquía, especialmente en Estambul. Unos 10.000 pasajeros que se dirigían a Estambul han tenido que ser alojados en hoteles al ser desviados sus vuelos y otras 5.000 personas no han podido despegar de la metrópolis eurasiática y se les ha tenido que ofrecer igualmente un alojamiento. Según informan los medios locales, Turkish Airlines ha cancelado todos los vuelos nacionales hasta las 19.00 hora local (17.00 GMT). También se han visto afectados varias conexiones internacionales, muchos de ellos a Europa Central, pero también a Madrid, Barcelona, Málaga y Bilbao.

Rusia ha vivido su navidad más fría en 120 años. En la capital, Moscú, el termómetro ha marcado -28,5 la noche del sábado, según la agencia Tass. Según los meteorólogos, las temperaturas son entre 12 y 15 grados más bajas de lo que es habitual por esta época, si bien no se ha llegado a los temidos -40 grados que se habían pronosticado. En los aeropuertos moscovitas de Sheremétievo y Domodédovo han sido cancelados más de 80 vuelos. Las previsiones indican que a partir del lunes las temperaturas volverán a subir.

El habitualmente suave invierno de Grecia ha registrado temperaturas de -15 en el norte de el país, donde un emigrante afgano murió de frío a finales de la semana pasada y se produjeron numerosos cierres de las carreteras. En Atenas, los termómetros no suben de 0, mientras que varias islas, algunas de ellas llenas de campos de refugiados, están cubiertas de nieve. El ministro de Migración griego, Yannis Muzalas, ha asegurado que ya no hay "refugiados o migrantes viviendo en el frío".

La capital de la República Checa, Praga, ha tenido la noche más fría en lo que va del invierno, según la autoridades, lo que ha causado tres muertos, dos de ellos personas sin hogar. La temperatura más baja, de -34, se ha registrado en Sumava, cerca de la frontera con Alemania. En Bulgaria, dos migrantes iraquíes han sido encontrados muertos en un bosque en el sureste del país.

En Alemania, el frente frío, apodado Axel, ha llevado temperaturas de hasta -31 y ha cubierto de hielo sobre todo el norte del país, lo que ha causado múltiples accidentes. En Marienberg-Kühnhaide, en el Estado oriental de Sajonia, se registran -31.4, mientras que en Baviera, en las localidades de Reit im Winkl y Schorndorf, el mercurio ha caído hasta los -26. “¡Quédense en casa!, ha sido la llamada del servicio meteorológico a la población del norteño Estado de Mecklemburgo-Pomerania Occidental. En Braunlage, en Baja Sajonia, unos jóvenes aprovecharon la calzada helada para hacer derrapes con el coche y atropellaron a dos mujeres. Una de ellas resultó herida de gravedad. Para comienzo de semana se espera una subida de las temperaturas, con excepción del este y el sureste del país, donde continuarán las heladas.

En Hungría, el frío ha causado la muerte de 80 personas hasta finales de diciembre, frente a los 45 del mismo período del año anterior, según informa la ONG Foro Social Húngaro. Aunque durante este invierno no se ha registrado ninguna ola de frío, los servicios de meteorología advierten de que desde este domingo y durante una semana habrá temperaturas de hasta 24 grados bajo cero en las regiones del este del país. El Servicio Nacional de Meteorología ha declarado este domingo la alerta por frío extremo en cinco provincias de las 19 que tiene el país para hoy, a lo que se sumarán vientos helados de hasta 90 kilómetros por hora.