El Negociado Federal de Investigaciones (FBI, por sus siglas en inglés) considera, por el momento, que Esteban Santiago Ruíz fue deliberadamente al aeropuerto de Fort Lauderdale a realizar la matanza que provocó cinco muertes y dejó con heridas de bala a otras seis personas.

“No hemos descartado nada”, dijo esta mañana el jefe del FBI en Miami, George Piro, en una conferencia de prensa en el aeropuerto sobre los posibles motivos que tuvo Santiago Ruiz, veterano de la guerra de Irak y de origen puertorriqueño, para llevar a cabo el ataque.

El jefe de la Policía del condado de Broward, Scott Israel, indicó que las personas que quedaron heridas de bala fueron seis, no ocho como informó anoche. De esos seis, tres eran tratados hoy en una unidad de cuidado intensivo.

Santiago Ruiz, nacido en Nueva Jersey pero que desde los dos años vivió en Peñuelas, viajó ayer al aeropuerto de Fort Lauderdale-Hollywood desde Anchorage (Alaska), donde ahora reside, con escala en Minneapolis.

Hasta el momento, el FBI no tiene información de que Santiago Ruiz, de 26 años, haya tenido algún altercado en sus vuelos o en el terminal 2 de recogido de equipaje en que desarrolló el tiroteo.

La información oficial indica que Santiago Ruiz recogió su equipaje, en el que tenía un arma semiautomática, fue a un baño a sacarla de su maleta, la cargo y salió nuevamente al terminal disparando.

El tiroteo se extendió por menos de dos minutos. Cuando el primer agente de la Policía se le acercó, Santiago Ruiz ya estaba rendido, en el piso.

La fiscalía federal prepara los cargos en contra de Santiago Ruiz, que serán anunciados esta misma tarde.

El agente Piro indicó que Santiago Ruiz, cuya familia inmediata aún vive en Peñuelas, estaba hoy en una cárcel del condado de Broward.

Las autoridades han indicado que además de las cinco víctimas mortales, y los seis heridos de bala, cerca de 40 personas fueron atendidas por golpes sufridos al tratar de huir o refugiarse del tiroteo.

Santiago Ruiz fue miembro de las guardias Nacionales de Puerto Rico y Alaska.

Tras ser movilizado a la guerra de Irak con la Guardia Nacional de Puerto Rico, comenzó a tener problemas sicológicos, según familiares.

El FBI ha confirmado que en noviembre pasado Santiago Ruiz fue a su oficina de Anchorage a indicar que escuchaba voces que le motivaban a enlistarse con el grupo terrorista Estado Islámico.