Desde las 9 de la mañana, unos 3 mil 500 bachilleres de todo el país, realizan el examen de admisión en la Universidad Nacional de Ingeniería (UNI) para poder optar a uno de los 1 mil 400 cupos que ha dispuesto esta Alma Mater en las 12 carreras que imparte.

Cabe destacar que para el ingreso en este 2017, la UNI aprobó un nuevo sistema de ingreso que incluye un test psicométrico que permitirá determinar las actitudes de los bachilleres para cursar una carrera de ingenería o arquitectura.

De acuerdo al Secretario General de la UNI, Diego Muñoz, este sistema de ingreso es consecuencia de los procesos evaluativos que se están llevando a cabo, tomando como experiencia los sistemas aplicados en muchas Universidades Latinoamericanas.

La prueba de admisión está compuesta de tres componentes: el test psicométrico que tendrá un valor del 60%; examen de matemática (20%); y el promedio de notas de IV y V año de secundaria con otro 20%.

Muñoz afirmó que los resultados oficiales serán dados a conocer el 17 de enero, pero a través de la página web podrán ser revisados a partir del próximo fin de semana (14 y 15).

Destacó que este 2017, la UNI tiene un 24% más de bachilleres inscritos con respecto al 2016.

Gracias al desarrollo económico y de infraestructura las carreras con mayor demanda en los últimos años están siendo Ingenieria Civil, Industrial y Sistemas.

También la Ingeniería Mecánica, Ingeniería Química y Arquitectura están reputando, aseguró Muñoz.

Municipios requieren más profesionales

En las afueras de la UNI, muchos padres de familia esperaban que sus hijos terminaran el examen, pero reconocieron que ahora existe mayores oportunidades para que los bachilleres curse una carrera universitaria o técnica.

“Se le está dando más oportunidades a los jóvenes para que puedan estudiar en las carreras de su preferencia, si ellos estudian algo que les gusta van a ser más productivos para el país, mi hijo lleva como primera opción la ingeniería civil y segunda arquitectura”, comentó la señora Erika Hurtado, originaria de San Carlos en Río San Juan, madre del bachiller Milton Fidel Hernández.

En tanto el señor esperaba a su hijo Ariel Treminio Montoya, que también está optando a ingeniería civil, considera que el examen de admisión es un buen parámetro para que los jóvenes puedan definir su futuro profesional.

“Venimos de Río Blanco y ahí el mejor alumno fue mi hijo, tengo mucha expectativas porque tiene una nota de 98.5, quiere estudiar ingeniería civil, porque sabemos que ya en los municipios con el desarrollo que tiene el país, ya se necesitan gente con estas carreras porque hay proyectos en las alcaldías y se requiere estos profesionales”, afirmó Treminio.

Añadió que en estos próximos cincos años de Gobierno Sandinista, los municipios seguirán desarrollándose y por tanto habrá más demanda de profesionales calificados.

El total de 3 mil 509 bachilleres para la prueba se distribuyen de la siguiente manera: 3 mil 220 en Managua, Estelí 191 y Juigalpa 98.