Más de un millón de hectáreas consumidas por el fuego es el resultado de los fuertes incendios registrados en las provincias argentinas de Pampa (centro), Rio Negro (sur) y Buenos Aires (capital) en los últimos días, informó este jueves el Ministro de Ambiente y Desarrollo Sustentable de ese país, Sergio Bergman.

Luego de varios días de fuertes incendios en estas provincias, Bergman anunció que viajaría a las zonas afectadas para coordinar los trabajos de atención y minimizar los riesgos.

Durante 2016 la cartera del ambiente de ese país suramericano solo utilizó la mitad de los recursos para enfrentar los daños en las zonas con incendios. Según datos oficiales el ministerio solo ejecutó el 51,46 por ciento de lo aprobado.

Bergman anunció a través de su cuenta en la red social Twitter que se encontraba viajando junto al ministro bonaerense de seguridad Cristian Ritondo hacia las localidades de Algarrobo (en Buenos Aires) y La Adela (en La Pampa) “para seguir dando apoyo al trabajo de brigadistas y bomberos”.

El intendente de la localidad de Telen en la provincia de Pampa, Seúl Echeveste, advirtió este miércoles que llevan “dos semanas de incendios y el Gobierno no nos ha llamado. Esperamos que desde el Ejecutivo Nacional no sigan con la indiferencia y comiencen a actuar”.

“Con los intendentes no se comunicó nadie del Gobierno nacional”, agregó.

En tanto, el último anuncio oficial del Ministerio de Ambiente en relación con el desastre en La Pampa consistió en el envío de 25 brigadistas de la Regional Centro del Servicio Nacional de Manejo del Fuego (SNMF) a esa provincia. Una proporción de poco más de uno por cada 20 mil hectáreas quemadas en la zona.

Por otra parte, el director del Distrito 11 de la Federación Agraria Argentina, Alcides Haure, denunció que “el único avión hidrante que hay en provincia (de Buenos Aires) está en Tornquist. No hay ninguna ayuda de ningún avión hidrante. Hay varios focos de incendios. Se siguen quemando hectáreas, haciendas, infraestructura. Tenemos nada más que ayuda de los bomberos de las localidades, pero no dan abasto”.