Tras siglos observando el cielo a través de distintos artilugios y telescopios, éste no ha perdido su capacidad para sorprendernos. Que le pregunten si no al grupo de científicos estadounidenses que ha descubierto una particularmente extraña galaxia multicolor.

Se encuentra a unos 360 millones de años luz de la Tierra, lo suficientemente lejos como para no disponer de imágenes totalmente nítidas, sólo de recreaciones. Su nombre provisional es PG1000740. Lo que la hace tan rara es que está formada por dos anillos independientes de distintos colores.

Según calculan los científicos que han hecho el descubrimiento, sólo el 0,1% se las galaxias conocidas tienen esta forma. Sin embargo, ni así puede considerarse como un conjunto de estrellas convencional. Esta nueva formación tiene otra particularidad, y es que el anillo interior es rojo mientras que el exterior es azul.

La respuesta más probable es que se formaron en distintos períodos de tiempo y cómo resultado de distintos procesos. Mientras que la zona interior es la más antigua, con aproximadamente 5.500 millones de años, la exterior tiene “sólo” 1.300.

Cómo se ha formado una galaxia en dos procesos claramente distintos y apreciables a simple vista es un misterio. Se especula con que el anillo externo esté formado con los restos de una galaxia enana rica en gas.