La previa de lo que sería la primera ola de calor en esta temporada veraniega se anuncia ya hoy en Paraguay, con temperaturas por encima de los 40 grados Celsius.

Tanto ascenderán que en su pronóstico la Dirección de Meteorología utilizó para esta jornada una categoría oficial inédita, extremo calor, para alertar sobre la eventual llegada de la peligrosa ola.

Todavía las condiciones climáticas no llegan al punto de poder los expertos utilizar ese último calificativo, pero la altísima humedad prevaleciente lleva la sensación térmica a niveles que ponen en riesgo la salud.

Igual para personas con padecimientos cardiacos, pulmonares o de tensión arterial, entre otros, que para el ser sin ellos, los 45 grados previstos para este martes pueden acarrear graves consecuencias si no se toman las medidas pertinentes.

Los médicos advierten con insistencia sobre el necesario cuidado y como combatir la situación, con las habituales recomendaciones que van desde no realizar ejercicios físicos al aire libre hasta la ingestión de mucha agua pura, sin azúcares.

Ya en días pasados, incluido el de año viejo y el inicial del nuevo, el ambiente se tornó agobiante por momentos prolongados, lo mismo si el sol alumbraba o ya estaba oculto.

Por eso el consumo de electricidad se disparó de manera significativa, principalmente por el uso casi constante de los equipos de aire acondicionado, los cuales pululan en el país, o al menos en esta capital.

Así, es innecesaria la presencia de tormentas -aunque las hay- para provocar apagones en ciertos sectores, pues a la mala infraestructura de distribución se unen ahora los llamados picos en la demanda de los usuarios, a veces sin respuesta adecuada.

Paraguay posee una suficiente capacidad de generación para cubrir la demanda por la eficiencia de sus hidroeléctricas, a la cabeza las binacionales Itaipú, de administración compartida con Brasil, y Yacyreta, con Argentina.

Incluso la primera de ellas se ubicó al final de 2016 como la primera del mundo, cuando rompió el récord de 98,8 millones de Megawatts/hora impuesto en 2014 por el gigante chino de Tres Gargantas y después sobrepasó los 100 millones.

Con la producción que significó la marca y situarse como líder del orbe, se estima que Itaipú (piedra que suena, en guaraní) basta para abastecer durante casi siete años a esta nación.

Volviendo al calor imperante y por venir, los meteorólogos insisten en cómo la combinación de elevadas temperaturas con alto porcentaje de humedad ambiental, aunque aún no cumple los estándares de ola sí se acerca a estos.

Para esos profesionales, dicha categoría se alcanza cuando durante tres días consecutivos la máxima sea de 40 grados, en dependencia de la zona del país.

Sin embargo, para declarar el extremo calor, la sensación térmica debe llegar a los 37 grados o más, sin importar si hay lluvias o no, pues estas -como ocurrió ayer en Asunción- quedan lejos de poder aplacar el sofoco y solo contribuyeron a empeorarlo.

De tal manera se justifica cómo los conductores extranjeros que el lunes tomaron la arrancada para la etapa inicial del Rally Dakar 2017 se quejaban del opresivo clima, compensado con la amable y entusiasta acogida de los paraguayos por ellos alabada.