El resguardo de la vida de 1,605 personas, entre ellas 705 conductores y 900 pasajeros, es parte de los resultados obtenidos por la Dirección de Tránsito de la Policía Nacional durante la última semana como parte del Plan de Seguridad Vial Nicaragua Mejor.

El segundo jefe de Seguridad de Tránsito de la institución policial, comisionado mayor Norman Castillo, explicó que como resultado de este plan se suspendieron las licencias a 705 conductores: 528 que conducían bajo los efectos de bebidas alcohólicas, 141 por exceso de velocidad y 36 que conducían de forma temeraria.

Castillo detalló que, dentro de este plan que se ejecuta de forma permanente, se desarrolló un plan de seguridad vial de fin de año durante los días sábado 31 de diciembre de 2016 y domingo 1 de enero de 2017, días en los cuales se cumplió con 1,368 horas de servicio en 72 tramos de carretera hacia centros turísticos y balnearios, principalmente en el pacífico, norte y centro del país.

Durante la ejecución de dicho plan, los agentes del orden controlaron más de 200 mil vehículos y un aproximado 1.3 millones de turistas nacionales y extranjeros que estuvieron desplazándose entre los diferentes destinos de Nicaragua.

Según Castillo, el 95% de los accidentes de tránsito que se registraron el 31 de diciembre de 2016 y el 1 de enero de 2017 dejaron como resultado daños materiales y un registro de 8 lesionados más que en el año 2015.

El jefe policial recordó a los conductores y peatones el llamado que hiciera el Arzobispo de Managua, Cardenal Leopoldo Brenes, en la celebración eucarística del 24 de diciembre, en la que pidió a los jóvenes a no abusar de la velocidad y que controlaran sus vehículos para evitar pérdidas de vida y evitar los efectos dramáticos en las familias.